Inicio Tronos

Tronos

Trono del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas

Autor: Francisco Palma Burgos (1943). Madera tallada, dorada y policromada. Estilo neobarroco. Estructura de tronco piramidal, con un frente dotado de un ancho cornisamiento curvado y cuatro hachones en sus esquinas. De esta forma, se establece un conjunto armónico perfecto que realza la imagen. Hay que destacar la iconografía que aparecen en los laterales: los bustos de Santo Domingo de la Calzada y la Dolorosa, del mismo modo que el escudo de la Congregación en el frontal y el de La Legión en la parte trasera. En 2001 el trono fue restaurado por Rafael Ruiz Liébana, con la consolidación, reposición y dorado de sus partes. Tiene ocho varales. La imagen de María Magdalena a los pies del Crucificado forma el Calvario sobre un monte de espuma expandida y fibra de vidrio.

Dimensiones: 438 centímetros de largo, 288 de ancho y 142 de alto.

Peso: 2.650 Kg.

Hombres de trono: 242. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Trono de Nuestra Señora de la Soledad Coronada

Autor: Antonio Ibáñez Vallés, tallista sevillano, que ejecutó la obra interpretando el diseño y bajo la dirección de Jesús Castellanos. El dorado correspondió a Manuel Calvo Carmona. Estrenado en 2006. Presenta la misma forma y envolvente del anterior trono –que diseñara el congregante Enrique Ruiz del Portal en 1941– especialmente por la circunstancia de respetar la colocación del palio ochavado, y por exigencias de la Congregación, que deseaba mantener la forma única del trono en Málaga. Tiene ocho varales.

Está realizado en roble real, dorado con oro fino de ley, (oro doble de 23/75 Kilt.). Las dimensiones del proyecto son: 4,50 metros de largo, por 3,70 de ancho, y una altura del cajillo de 87 centímetros. La mesa metálica, con diseño y cálculo del catedrático de la Universidad de Málaga y cofrade José Espejo, la realizó el cerrajero Rafael Galán, bajo la dirección de Francisco León.

Esencialmente, el actual trono, que respeta escrupulosamente la forma del anterior, presenta una riqueza en talla barroca de los elementos del cajillo. Se respetan las tres cartelas, (central y las dos laterales), pero el concepto de talla ejecutado nada tiene que ver con el estilo del anterior: se inspira en los medallones que existen en los paramentos laterales del altar mayor de Santo Domingo, y a tal fin, concibe cada cartela como hojas barrocas que envuelven un medallón, sostenido por dos preciosos angelotes y que a su vez sostienen guirnaldas estofadas.

La imaginería auxiliar del trono, que se sitúa en los citados medallones centrados en las cartelas, se ejecutó en el taller de Encarnación Hurtado, en Sevilla, y se basan en una interpretación preciosista del cuadro de Alonso Cano que existe en la Catedral de Málaga, y que representa a la Virgen del Rosario, advocación dominica por excelencia y primera Patrona de la Armada. La segunda imagen, que es la Inmaculada Concepción, está inspirada, también en la Catedral malacitana, en un cuadro de Claudio Coello. La tercera cartela está presidida por una Virgen del Carmen, reproducción interpretada de la imagen que se venera en el Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando. Por último, se encuentra la imagen de la Patrona de Málaga, la Virgen de la Victoria, en un altar que recuerda el dosel que lleva en su trono procesional, en el lugar que ocupa la cuarta cartela, en la parte trasera del trono.

La candelería, diseñada y fabricada por Talleres Villarreal, en plata de ley, que consta de 81 candelabros, desde 40 centímetros hasta los 98 del tamaño superior. Estos candelabros recuerdan elementos del trono, como las ánforas, nudos de las barras de palio, macollas del palio, etc.

Las barras de palio corresponden al taller de orfebrería de Manuel Seco Velasco (1947).

Manto: La obra, que fue realizada por el bordador malagueño Salvador Oliver Urdiales tras plasmar el diseño creado por Jesús Castellanos, se estrenó el Jueves Santo del año 2011. Una pieza en la que se emplearon tres años de ejecución, para los aproximadamente 200 kilos de peso, que constituyen 35 metros cuadrados sobre terciopelo negro de algodón alemán y rematado con una puntilla artesanal de 5 metros y un fleco de morilleras de 20 metros. Todo ello da lugar a un manto de grandes dimensiones: 7,20 metros de largo y 4,90 metros de ancho.

Destaca la variedad de la puntada y la ejecución de la técnica de la hojilla, de grandes volúmenes. Asimismo, resalta el vástago central, que consta de una gran ánfora de rosas y calas. El diseño se fragmenta en las vistas, las triangulaciones superiores, en las elipses decorativas y la greca. Así, por un lado, se ha proyectado un sinuoso juego de eses en las vistas que configuran los caracoles que la estructuran y ascienden a la parte superior. También destacan elementos vegetales como los tallos y las hojas que surgen del nudete inferior.

En las triangulaciones superiores se marcan las líneas del recorte del manto, y en las elipses se crea una amplia variedad decorativa que rompe la monotonía de las sucesivas repeticiones en todo el conjunto, alternando elipses interiores y exteriores. En cambio, la greca reviste todo el perímetro, a excepción de las vistas, con fragmentaciones determinadas por la composición de la pieza.

Entre los innumerables aspectos que merecen la pena detenerse no hay que olvidar las tres cartelas formando un triángulo invertido en la zona inferior. En la central se ubica la heráldica dominica con las estrellas de seis puntas en referencia a Santo Domingo; para la cartela del lateral derecho se incluye el anagrama mariano, para hacer alusión a la Santísima Virgen como reina coronada y purísima; y en la parte izquierda, la rosa de los vientos, que simboliza a María como protectora que dirige y señala nuestro rumbo a buen puerto.

Palio: Ochavado. Se ejecutó en 2001 en los Talleres de Fernández y Enríquez de Brenes (Sevilla) manteniendo el diseño del anterior (Leopoldo Padilla-1948) y sustituyendo la gloria central, que representaba el escudo de la Congregación por el escudo pontificio.

Ánforas: Diseño de Jesús Castellanos ejecutados en los Talleres Villarreal (1990).

Halo: Diseño de Fernando Prini, realizado por el orfebre Manuel Valera (Córdoba- 2016). Es el halo con el que la imagen fue coronada canónicamente el 11 de junio de 2016 en la Catedral de Málaga.

Saya: Pieza bordada en oro sobre terciopelo negro ejecutada por el bordador malagueño Joaquín Salcedo, siguiendo el dibujo del diseñador Curro Claros, y con cuatro ángeles de Encarnación Hurtado. Es la saya de coronación de la Virgen (2016).

Peso: 3.996 Kg.

Hombres de trono: 254.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.