Estatutos

ESTATUTOS DE LA PONTIFICIA Y REAL CONGREGACIÓN DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA BUENA MUERTE Y ÁNIMAS Y NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD

CAPÍTULO PRIMERO.- DENOMINACIÓN, ESCUDOS, INSIGNIAS Y DOMICILIO

ARTÍCULO 1.- DENOMINACIÓN

La Asociación de fieles formada para promover el ejercicio de la caridad cristiana como manifestación de amor y para mantener e incrementar el culto a Nuestro Divino Redentor y su Santísima Madre en sus advocaciones del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad, constituye la “PONTIFICIA Y REAL CONGREGACIÓN DEL SANTISIMO CRISTO DE LA BUENA MUERTE Y ÁNIMAS Y NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD”.

Esta Congregación adopta su título por la fusión en el año 1915 de las Hermandades del Santísimo Cristo de la Buena Muerte fundada hacia el año 1.850, y la de Nuestra Señora de la Soledad, fundada con anterioridad a 1.579.

Las respectivas imágenes, de Cristo Crucificado, en su advocación de la Buena Muerte, y de la Santísima Virgen, en su Soledad, son los Sagrados Titulares de la Congregación.

ARTÍCULO 2.- NORMAS POR LAS QUE HA DE REGIRSE

Esta Congregación se regirá por lo que se establece en los presentes Estatutos y subsidiariamente y en cuanto sean aplicables por las normas del Código de Derecho Canónico. Para lo que en ellos no estuviese previsto se regirá por las normas de general observancia.

ARTÍCULO 3.- DOMICILIO DE LA CONGREGACIÓN

La Pontificia y Real Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Animas y Nuestra Sra. de la Soledad (Mena), se halla establecida canónicamente desde su fundación en la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán, antes Templo Parroquial de San Carlos y Santo Domingo, de la Ciudad de Málaga, y ocupa en propiedad la Capilla situada en dicha Iglesia, primera a la derecha, y que según consta, fue cedida mediante escritura, otorgada ante Diego de Astorga en 20 de Agosto de 1587.

ARTÍCULO 4.- EMBLEMAS

El emblema de la Congregación es la Cruz de Santo Domingo enlazada con las llaves de San Pedro rodeado todo ello por una corona de espinas, sobre la que se apoyan los extremos de la Cruz, salvo el superior que descansa en la parte inferior de la Corona Real Española.

Sobrepuesto sobre todo el conjunto, y en su centro, figurará la Tiara Papal.

La Cruz será de color rojo, la corona de espinas en su color natural, siendo la posición de las llaves así como el color de ellas y de la Tiara, tal y como figuran en las Armas Pontificias.

ARTÍCULO 5.- INSIGNIAS

Las Insignias de la Congregación son:

a) Los Guiones, que serán dos: El del Cristo, formado por una bandera blanca, con un cíngulo del mismo color que recogerá la bandera alrededor del asta. El de la Virgen, igual que el del Cristo, pero siendo la bandera negra y el cíngulo amarillo. Ostentarán cada uno sobre sí la Imagen de su Titular. En la Capilla estarán permanentemente situados el del Cristo en el lado del Evangelio y el de la Virgen en el lado de la Epístola.
b) Los Estandartes, en número de dos, de terciopelo negro, figurando en los mismos, las respectivas imágenes, así como el Estandarte Pontificio.
c) La Bandera Pontifícia, que por deberse a favor realizado por mediación de Ntra. Sra., se considerará Insignia de la Virgen y se situará al lado de su Guión.
d) El Estandarte del Santísimo Cristo, orlado por los Guiones de los Tercios y de las banderas legionarias, que de acuerdo con la Tradición estará cada año en posesión de un Tercio, y en su caso de la Subinspección [ahora Brigada Legionaria], realizándose la rotación y entrega en acto público y solemne, en Málaga, con motivo de su traída para la Guardia de Honor al Santísimo Cristo y el desfile procesional.
Mientras se encuentre en la ciudad de Málaga, estará situado en lugar preeminente en la Capilla.

e) La Medalla que deberán ostentar los congregantes en las ocasiones que en estos Estatutos se indican. La misma será de metal plateado, salvo la de quien ostente el cargo de Hermano Mayor en cada momento, y que será dorada.
ARTÍCULO 6.- FINES DE LA CONGREGACIÓN
Son fines de la Congregación:
a) Mantener e incrementar el culto público a Nuestro Divino Redentor y su Santísima Madre en sus advocaciones del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad.
b) Contribuir al desarrollo de la promoción del ejercicio de la caridad cristiana como manifestación de amor.
c) Suscitar e inspirar en sus miembros el sentido penitencial y ascético que debe presidir la vida del cristiano.
d) Participar en la función de la Iglesia, facilitando la obra de la salvación y manifestando a los demás el Misterio de Cristo y la naturaleza auténtica de la verdadera Iglesia.
e) Posesionar anualmente a los Sagrados Titulares por la calles de Málaga, en las fechas de Semana Santa.

CAPITULO PRIMERO.- REQUISITOS DE LOS CONGREGANTES. INGRESO

ARTÍCULO 7.- MIEMBROS DE LA CONGREGACIÓN

Podrán ser miembros de la Congregación los Católicos, que deseándolo y reuniendo las condiciones requeridas por estos Estatutos, sean admitidos por la Junta de Gobierno.

Ser miembro de la Congregación es una libre opción que el cristiano asume en afán de perfeccionamiento, implicando al Congregante en una vida de mayor exigencia cristiana, y de entrega a Dios y al prójimo.

ARTÍCULO 8.- REQUISITOS GENERALES PARA SER MIEMBROS

Para ser Congregante se requiere:

a) Observar una conducta moral ejemplar, pública y privadamente.
b) Manifestar actitud de servicio al bien común y espíritu comunitario.
c) Sentir marcado interés por los objetivos y fines de la Congregación.
d) Tener catorce años cumplidos.

ARTÍCULO 9.- REQUISITOS ESPECIALES DE LOS MIEMBROS

Los Congregantes, además de distinguirse por la devoción a sus sagrados Titulares, han de cultivar de manera especial:
a) Delicadeza de conciencia moral en todos sus aspectos, privada y públicamente.
b) Fervor religioso y de espíritu apostólico, participando en la tarea evangelizadora de La Iglesia.
c) Amor y devoción a la Iglesia, Pueblo de Dios.
d) Respeto, e inteligente obediencia a la jerarquía y a las normas que de ella dimanen.

ARTÍCULO 10.- SOLICITUD PARA SER MIEMBROS

La persona, que reuniendo las condiciones antes previstas, desee ingresar como congregante, deberá elevar solicitud firmada a la Junta de Gobierno, acompañada de la firma de dos Congregantes que realicen su presentación.

ARTICULO 11.- CONGREGANTES JUVENILES (1)

Los menores de catorce años pueden ser Congregantes juveniles, debiendo constar en su solicitud la fecha de nacimiento, la conformidad del padre o tutor, o quien ostente la patria potestad, el cual si es congregante, puede, por si solo, cubrir la presentación fijada en el artículo anterior.

Los Congregantes juveniles, una vez cumplida la edad de catorce años, deberán elevar solicitud debidamente firmada, a la Junta de Gobierno solicitando el ingreso como Congregante. La referida solicitud no requerirá ir acompañada de la firma de dos congregantes. La Junta de Gobierno recibida la misma y siempre que el solicitante haya permanecido como congregante juvenil un periodo mínimo de dos años, procederá a ordenar la inscripción del mismo como Congregante y será recibido en la Congregación. En otro caso, se estará a lo dispuesto en el artículo 13 de los Estatutos.

En todo caso, los congregantes juveniles mantendrán el número de orden y antigüedad desde la fecha de su primitivo ingreso.

ARTÍCULO 12.- ACUERDOS DE ADMISIÓN

La Junta de Gobierno una vez estudiadas las condiciones de cada aspirante, decidirá sobre la admisión mediante votación.

El Secretario informará al solicitante sobre el acuerdo adoptado.

ARTICULO 13.- ADQUISICIÓN DE PLENO DERECHO COMO CONGREGANTES

Los admitidos por la Junta de Gobierno no pasarán a ser Congregantes hasta que haya transcurrido un año como mínimo, durante cuyo tiempo deberán demostrar los requisitos y cualidades exigidos, salvo que la Junta de Gobierno exima de este cumplimiento en casos excepcionales.

Transcurrido el periodo de tiempo que la Junta de Gobierno haya considerado prudencial, serán recibidos definitivamente en la Congregación en el transcurso de una ceremonia religiosa, en la Capilla de los Sagrados Titulares, presidida por el representante de la Jerarquía Eclesiástica y con asistencia de la Junta de Gobierno en pleno.

En este caso se les impondrán a los nuevos Congregantes la medalla de la Congregación.
Por el Secretario se inscribirá su nombre en el libro de Congregantes, donde constará la fecha de ingreso, comenzando a disfrutar desde ese momento de los derechos que le reconocen estos Estatutos.

CAPITULO SEGUNDO.- DE LOS DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LOS CONGREGANTES

ARTICULO 14.- DERECHO DE LOS CONGREGANTES

Son derechos de los Congregantes:
a) Asistir con voz y voto a los Capítulos Generales, Ordinarios y Extraordinarios, si tienen cumplidos 18 años de edad. Los menores de edad podrán asistir sin derecho a voto.
b) Asistir ocupando el lugar destinado a los Congregantes, a los cultos internos y externos que celebre la Congregación.
c) Ostentar la medalla de la Congregación.
d) Ser elegidos para desempeñar cargos en la Junta de Gobierno y en el Consejo siempre que sea mayor de 18 años, se encuentre avecindado en Málaga, y reúna los requisitos que a tal respecto se especifican en estos Estatutos.
e) A su fallecimiento, a que se celebre la Eucaristía por el eterno descanso de su alma ante el altar de los Sagrados Titulares.

ARTÍCULO 15.- OBLIGACIONES DE LOS CONGREGANTES

Son obligaciones de los Congregantes:

a) Asistir a los cultos que en observancia a lo que disponen estos Estatutos celebre la Congregación.
b) Inspirar toda su conducta en el ejercicio de la caridad cristiana.
c) Asistir a los Capítulos Generales de no existir causa que le exima de dicha obligación.
d) Colaborar en los gastos materiales de la Congregación, abonando las cuotas a que se hubiera comprometido y, en todo caso, la mínima que estuviera establecida. Los Sacerdotes y Religiosos, miembros de la Congregación, están exentos de la obligación del pago de cuotas.
e) Contribuir en la medida de sus posibilidades económicas y según su conciencia, al sostenimiento de las obras asistenciales y de promoción religiosa, cultural y social que se realicen.

CAPITULO TERCERO.- DE LOS TÍTULOS DE HONOR

SECCIÓN PRIMERA.- DE LOS CONSEJEROS DE HONOR

ARTÍCULO 16.- CONSEJEROS DE HONOR. NOMBRAMIENTOS (2)

A propuesta del Hermano Mayor, el Capítulo General podrá nombrar anualmente dos Consejeros de Honor a perpetuidad para premiar el trabajo y la labor desarrollada por los Congregantes.

Independiente del establecido en el párrafo anterior, serán Consejeros de Honor de la Congregación, siguiendo la tradición, los Jefes de La Legión que estén al mando de cada uno de los Tercios así como los Generales Inspector y Subinspector y los Jefes de la Armada Española que de forma directa se encuentren vinculados a la Congregación. Los nombramientos de los Consejeros de Honor contemplados en este párrafo, se mantendrán vigentes en tanto en cuento, las personas designadas ostenten el mando por el que fueron nombrados. En todo, caso estos nombramientos requerirán la aprobación de la Junta de Gobierno, a propuesta del Hermano Mayor.

Los Consejeros de Honor que ostenten éste Título en virtud de los establecido en el párrafo anterior, una vez hayan cesado en el mando por el que les fue otorgado, podrán seguir ostentando el referido Título, siempre que sean miembros Congregantes, requiriéndose, de forma expresa, que el nombramiento sea ratificado por el Capítulo General de la Congregación.

Existirá un libro Registro de Consejeros de Honor, custodiado por el Secretario General de la Congregación, donde se anotará el nombre y datos de identificación del Consejero, fecha de nombramiento y de cese, si lo hubiere.

ARTICULO 17.- FUNCIONES DE LOS CONSEJEROS DE HONOR

Los Consejeros de Honor podrán:

a) Asistir a todas las reuniones del Consejo con voz pero sin voto.
b) Representar al Hermano Mayor en misiones concretas y extraordinarias.
c) Ocupar un puesto preeminente en todos los actos litúrgicos y corporativos de la Congregación.

SECCIÓN SEGUNDA.- DE LAS CAMARERAS DE LA VIRGEN

ARTÍCULO 18.- CAMARERAS DE LA VIRGEN

A propuesta del Hermano Mayor, la Junta de Gobierno podrá nombrar Camareras de la Virgen a las Congregantes para premiar el trabajo y la labor desarrollada por las mismas, que tendrán como función primordial el cuidar y velar del vestuario y enseres de Ntra. Sra. de la Soledad.

Existirá un Libro Registro de Camareras, custodiado por el Secretario General de la Congregación donde se anotará el nombre y fecha de nombramiento.

SECCIÓN TERCERA.- DE LOS HERMANOS HONORARIOS DE LA CONGREGACIÓN

ARTICULO 19.- HERMANOS HONORARIOS (1)

La Legión Española en base a la tradición y en razón de haber nombrado a Nuestro Sagrado Titular el Santísimo Cristo de la Buena Muerte su Protector es Hermano Honorario de la Congregación desde mil novecientos veintiocho.

La Armada Española, en base a la Tradición, proveniente del siglo XVIII, es igualmente Hermano Honorario de la Congregación.

Los miembros de los referidos cuerpos armados, mientras en ellos se encuentren encuadrados, tendrán la consideración de Hermanos Congregantes, siempre que fueren Católicos. Esta consideración de Hermanos Congregantes no representa un pleno derecho para participar en las actividades de la Congregación, ni el cumplimiento de las obligaciones que les son inherentes a los Congregantes, salvo que libre e individualmente soliciten el ingreso en la Congregación como miembros de pleno derecho, conforme a lo regulado en la Sección Primera del presente Capítulo.

El nombramiento de hermanos Honorarios, o cargos honoríficos a favor de instituciones no figuradas en este artículos a favor de personas que no sean miembros Congregantes, deberá ser propuesta por la Junta de Gobierno, acordada en sesión secreta, y elevada la misma a la preceptiva autorización del Ordinario. El acuerdo adoptado por la Junta de Gobierno no se notificará ni se le dará publicidad hasta obtenida la correspondiente autorización y aprobada la misma por el Capítulo General de la Congregación.

CAPITULO CUARTO.- DE LA BAJA DE LOS CONGREGANTES

ARTICULO 20.- BAJA DE LOS CONGREGANTES

Los Congregantes causarán baja:

a) Por fallecimiento.
b) Por voluntad propia, previa comunicación a la Junta de Gobierno.
c) Por acuerdo de la Junta de Gobierno cuando así lo acordara la misma, a causa de una conducta no ejemplar o por el abandono persistente de sus obligaciones como Congregante.
d) Automáticamente, cuando se inscriban en Sociedades condenadas por la Iglesia, o den su nombre a religión no católica.

ARTICULO 21.- ACUERDOS DE BAJA DE LOS CONGREGANTES

De existir en alguno de los Congregantes una conducta no ejemplar o exista constancia del abandono persistente por estos de sus obligaciones como Congregantes, la Junta de Gobierno requerirá del Consejo de la Congregación informe preceptivo, no vinculante y motivado, para iniciar expediente de sanción de baja.

Recibido el informe por la Junta de Gobierno, si ésta por mayoría de sus miembros considera existen motivos suficientes para continuar el expediente para sancionar con la baja en la Congregación, nombrará una comisión formada por dos Congregantes de entre los miembros de la Junta de Gobierno para que, de forma reservada, aperciban al Congregante incurso en ella, y le comuniquen el plazo que la Junta de Gobierno haya fijado, siempre superior a tres meses, para que si lo desea rectifique su conducta.

Transcurrido el referido plazo, la Junta de Gobierno adoptará acuerdo definitivo sobre la baja del Congregante, remitiendo informe al consejo sobre los motivos que han dado lugar a la misma. En todo caso, si el Congregante apercibido persistiera en su actitud la Junta deberá adoptar acuerdo favorable a la baja.

Los acuerdos de baja no se harán públicos, y los miembros de la Junta de Gobierno estarán obligados en conciencia a guardar secreto de los motivos que le han dado lugar.

ARTICULO 22.- LA DIRECCIÓN ESPIRITUAL DE LA CONGREGACIÓN

La Junta de Gobierno cuidará con el máximo interés de que la dirección espiritual de la Congregación esté realmente atendida.

La Dirección Espiritual de la Congregación corresponde al Rector de la Parroquia, si bien la Junta de Gobierno y a petición propia podrá descargarlo de esta Dirección Espiritual si aquel lo estimase conveniente en su propio beneficio y en beneficio de los Congregantes. No obstante, la Junta de Gobierno deberá siempre pedir el prudente consejo del Párroco quien podrá asistir a la reunión de los órganos de Gobierno y darle ayuda filial y colaboración que en razón de su Sagrado Ministerio y de la custodia de Nuestros Sagrados Titulares, realiza.

ARTÍCULO 23.- NOMBRAMIENTO DEL DIRECTOR ESPIRITUAL

En el caso de que el Párroco no pudiese atender la Dirección Espiritual de la Congregación, éste propondrá a la Autoridad Eclesiástica de acuerdo con la Junta de Gobierno, el nombre o nombres de los Sacerdotes que pudieran ser nombrados por el Ordinario.

ARTÍCULO 24.- FUNCIONES DEL DIRECTOR ESPIRITUAL

El Director Espiritual, aparte de las funciones que en razón de su orden le están atribuidas, asesorará al Albacea en lo necesario para la celebración de los cultos, así como en todos los ejercicios y actos que haya de celebrar la Congregación.

ARTICULO 25.- ASISTENCIA DEL DIRECTOR ESPIRITUAL AL CAPITULO

El Director Espiritual tendrá el derecho de intervenir y hacer uso de la palabra en todas las Sesiones del Capítulo General y en las de la Junta de Gobierno para aclarar y asesorar en cuantos asuntos se relacionen con la vida espiritual de la Congregación.

La Junta de Gobierno deberá apoyar al director Espiritual en los actos de culto referidos en los artículos 85 y siguientes de estos Estatutos, responsable inmediato de los mismos, y prestar en su realización la máxima colaboración, para lo cual el Director Espiritual tendrá siempre el derecho de incluir un punto de estudio o de deliberación en el Orden del Día de cualquier sesión de la Junta.

ARTÍCULO 26.- ÓRGANOS DE GOBIERNO

Órganos de Gobierno de la Congregación: El Capítulo General. La Junta de Gobierno. El Consejo General.

ARTICULO 27.- REUNIONES DE LOS ÓRGANOS DE GOBIERNO

De acuerdo con la Tradición, siempre que se reúnan los Órganos de Gobierno, se invocará al Espíritu Santo y se rezarán las preces acostumbradas a nuestro Sagrados Titulares.

CAPITULO PRIMERO.- DEL CAPITULO GENERAL

ARTICULO 28.- EL CAPITULO GENERAL

El Capítulo General es el máximo Órgano de Gobierno de la Congregación y estará integrado por la totalidad de los Congregantes mayores de 18 años, que asistirán con voz y voto a las reuniones que se celebren.

Los aspirantes a Congregantes y los Congregantes menores de edad, podrán asistir a las reuniones sin derecho a voto.

Los acuerdos adoptados válidamente, vincularán a los Congregantes disidentes o ausentes, siempre que la misma se convoque y constituya conforme a las normas de los presentes Estatutos.

ARTICULO 29.- TIPOS DE SESIONES DEL CAPITULO GENERAL

Además de la reunión tradicional de designación de cargos de los desfiles procesionales, el Capítulo General se reunirá sesión ordinaria y extraordinaria.

ARTICULO 30.- REUNIONES DEL CAPITULO GENERAL (3)

El Capítulo General se reunirá en sesión ordinaria, preceptivamente dos veces al año, una, dentro del primer semestre para el examen y aprobación del balance del ejercicio anterior, y otra, dentro del último trimestre, para la aprobación del presupuesto del ejercicio siguiente, así como los asuntos figurados en el artículo 125 de estos Estatutos.

Con carácter extraordinario se reunirá en los siguientes casos:

a) Cuando lo estime necesario o conveniente el Hermano Mayor.
b) Por acuerdo del Consejo General.
c) Por acuerdo de la Junta de Gobierno.
d) A petición de un número de Congregantes que representen, al menos, el diez por ciento de los Congregantes de pleno derecho.

El Capítulo General de elecciones se celebrará cuando se den algunas de las circunstancias previstas en el artículo 53 de estos Estatutos, dentro de los cuatro meses siguientes del año que corresponda o se produzca la vacante del Hermano Mayor.

ARTICULO 31.- CONVOCATORIAS DEL CAPITULO GENERAL

El Capítulo General será convocado por el Hermano Mayor, mediante citación personal remitida por el Secretario, expresando los asuntos a tratar y señalando día, hora y lugar de la reunión, tanto en primera como en segunda convocatoria, debiendo mediar entre una y otra un plazo mínimo de media hora.

Las citaciones se harán por escrito en los domicilios designados por los Congregantes al menos con ocho días de antelación a la fecha fijada para la celebración.

El Hermano Mayor deberá convocar al Capítulo General con los requisitos anteriores cuando lo soliciten el Consejo, la Junta de Gobierno o el diez por ciento al menos de los Congregantes de pleno derecho, debiendo celebrarse el Capítulo General dentro de los treinta días siguientes a la solicitud.

En casos de urgencia podrá convocarse con cuarenta y ocho horas mediante anuncio a través de los medios de comunicación. En tal supuesto el capítulo deberá aprobar la urgencia. Caso contrario no se podrán adoptar acuerdos.

En todo caso, se cursará comunicación personal al prelado de la Convocatoria del Capítulo con indicación de la Orden del Día, lugar, fecha y hora de la reunión.

ARTICULO 32.- CONSTITUCION DEL CAPITULO GENERAL (1)

El Capítulo General quedará validamente constituido, cuando convocado del modo previsto en el artículo anterior, concurran, en primera convocatoria, presentes o representados el quince por ciento de los Congregantes. En segunda convocatoria se requerirá la concurrencia del siete coma cinco por ciento de los Congregantes presentes o representados o, en su caso, un mínimo de treinta Congregantes presentes.

Si en segunda convocatoria no se reuniese el “quórum” figurado en el párrafo anterior, se estará dentro de lo previsto en la norma 21 de las Bases del Obispado.

ARTICULO 33.- ASISTENCIA AL CAPITULO GENERAL (1)

Los Congregantes podrán concurrir al Capítulo General personalmente o confiriendo su representación por escrito a otro Congregante. Todo Congregante presente sólo podrá ostentar la representación de un máximo de cinco Congregantes, que siempre se hará mediante carta dirigida al Hermano Mayor con firma indubitada. Cualquier duda sobre la representación será resuelta por la mesa.

Para la adopción de acuerdos referidos a la elección de cargos, censura a la Junta de Gobierno o a algunos de sus miembros, y en general, cuando se trate sobre asuntos personales de cualquier Congregante, solo será permitido un voto para cada uno de los Congregantes presentes.

ARTICULO 34.- FACULTADES DEL CAPITULO GENERAL

Corresponde al Capítulo General, como órgano soberano de la Congregación, conocer sobre todos los asuntos relacionados con la misma.

En especial, y sin que estas facultades sean delegables en ningún otro órgano, corresponde al Capítulo General:

a) Fijar las directrices generales de actuación en todas las actividades propias de la Congregación.
b) Elegir a los miembros de la Junta de Gobierno de acuerdo con lo previsto en el artículo 40 y siguientes de estos Estatutos, y en su caso proveer sobre las vacantes que se produzcan.
c) Elegir los miembros del Consejo en la forma prevista en estos Estatutos.
d) Elegir dos censores de cuentas y dos suplentes para cada ejercicio, quienes deberán ser Congregantes y no ser miembros de la Junta de Gobierno.
e) Aprobar el presupuesto anual, así como cualquier gasto extraordinario, y revisar y censurar el balance y las cuentas del ejercicio económico anterior.
f) Modificar total o parcialmente los Estatutos de la Congregación, sin perjuicio de que estas modificaciones sean sometidas posteriormente a la aprobación de la Jerarquía Eclesiástica.
g) Designar a propuesta de la Junta de Gobierno al Jefe de Procesión, Mayordomos de Trono y cargos delegados para cada año, de acuerdo con lo previsto en el artículo 101 y siguientes de estos Estatutos.
h) Dictar Reglamentos de Régimen Interior, así como, en general las instrucciones transitorias o permanentes que considere oportunas para el mejor funcionamiento de la Congregación y el cumplimiento de sus fines.

ARTICULO 35.- ACUERDOS DEL CAPITULO GENERAL

Los acuerdos del Capítulo General se adoptarán por mayoría de votos presentes o representados.

Las votaciones para la adopción de acuerdos serán secretas cuando lo soliciten el diez porciento de los Congregantes presentes, y siempre en los supuestos de elección de cargos de la Junta de Gobierno o del Consejo, censura sobre la actuación de la Junta de Gobierno o alguno de sus miembros, o cuando se adopten acuerdos sobre asuntos personales de cualquier Congregante.

ARTICULO 36.- ACTAS DE LOS CAPÍTULOS GENERALES Y EFECTOS DE LOS ACUERDOS

Los acuerdos válidamente adoptados se reflejarán por el Secretario, en el acta, con el Vº Bº del Hermano Mayor.

El acta se aprobará al término de la sesión si ha lugar, o en otro caso en el plazo de quince días con la firma de conformidad de dos representantes de las mayorías y otros dos de las minorías y elegidos en la propia sesión.

En el supuesto de que alguno de los acuerdos de Capítulo General haya sido adoptado mediante votación secreta, se elegirán cuatro Congregantes de entre los presentes.

Aprobada el acta conforme a lo indicado en el párrafo anterior, se transcribirá en el libro de actas y surtirá efectos a partir de ese momento.

ARTICULO 37.- PRESIDENCIA DEL CAPITULO GENERAL

Las sesiones del Capítulo General, se celebrarán bajo la presidencia del Hermano Mayor.

En el caso de asistir al Capítulo General el Prelado, le corresponderá la presidencia del mismo, pero el Hermano Mayor con la ausencia del Prelado dirigirá los debates.

El Hermano Mayor por su propia iniciativa o a instancia de la autoridad eclesiástica presente, podrá suspender la sesión cuando alguna causa grave así lo aconseje.

CAPITULO SEGUNDO.- DE LA JUNTA DE GOBIERNO

SECCIÓN PRIMERA.- DISPOSICIONES GENERALES

ARTICULO 38.- JUNTA DE GOBIERNO

La Junta de Gobierno es el órgano gestor y directivo de la Congregación, y en cuanto tal le corresponde resolver cuantos asuntos se relacionen con la misma, de acuerdo con los Estatutos y las directrices del Capítulo General.

En caso de urgencia deberá adoptar bajo su responsabilidad las medidas que sean necesarias al mejor cumplimiento de sus fines, dando cuenta inmediata al Consejo o al Capítulo General al efecto convocado, si los acuerdos o medidas adoptadas exceden de su competencia.

Corresponde a la Junta de Gobierno la representación en juicio y fuera de él, cuya representación se actuará a través del Hermano Mayor o Congregante que legalmente le sustituya.

ARTICULO 39.- NUMERO DE MIEMBROS DE LA JUNTA DE GOBIERNO

La Junta de Gobierno estará compuesta por un mínimo de diez y un máximos de treinta Congregantes.

El número mínimo de cargos de la Junta de Gobierno será el siguiente: Hermano Mayor, un Teniente Hermano Mayor, Fiscal, Albacea General, Contador, Tesorero, Secretario General y tres Vocales.

ARTICULO 40.- ELECCIÓN DE MIEMBROS DE LA JUNTA DE GOBIERNO (3)

1- La elección de los miembros de la Junta de Gobierno de la Congregación se llevará a efectos de la siguiente forma:

a) Los cargos de Hermano Mayor, Primer Teniente Hermano Mayor, Fiscal, Tesorero, Secretario General, Contador, Albacea General y tres vocales, serán elegidos, mediante votación secreta y en candidatura cerrada, por el Capítulo General al efecto convocado. En todo caso, respecto al número de miembros, se estará a lo dispuesto en el párrafo cuarto del artículo 43 de estos Estatutos.
b) El resto de los miembros de la Junta de Gobierno, será un total máximo de treinta, se llevará a efecto, mediante propuesta del Hermano Mayor, por los miembros elegidos por el Capítulo General, quienes, por mayoría, ratificarán o no a los propuestos. El Hermano Mayor distribuirá los cargos y funciones de estos elegidos, con el único límite de establecer hasta cinco Teniente Hermanos Mayores y cinco Albaceas.

2- Realizada la elección total de los miembros de la Junta de Gobierno y distribuidos los cargos, se procederá según el artículo 46 de estos Estatutos.

3- Todos los miembros de la Junta de Gobierno mantendrán sus cargos hasta después de la primera Semana Santa que transcurra, salvo que en algunos de ellos se produzca alguna de las incompatibilidades fijadas en estos estatutos, presente su dimisión, deje de ser Congregante o así lo acuerde el Capítulo General para los miembros que él eligió, o lo acuerden estos, para los que ellos eligieron. En ambos casos se necesitará mayoría de votos presentes.

4- Después de cada Semana Santa el Hermano Mayor podrá proceder a proponer a los miembros elegidos por el Capítulo General, las altas y bajas de los miembros elegidos por la Junta, resolviendo estos por mayoría de votos presentes. Asimismo, podrá proceder a la redistribución de cargos y funciones entre todos los miembros de la Junta de Gobierno, incluidos los votados por el Capítulo General, sin que estos últimos puedan dejar de pertenecer a la Junta de Gobierno, salvo que se de alguna de las circunstancias establecidas en el apartado 3 de este articulo.

5- Las altas, bajas y nueva distribución de los miembros de la Junta de Gobierno, será dada a conocer al Ordinario, bien con anterioridad, para su aprobación, si afecta a alguno de los diez miembros elegidos por el Capítulo General, bien con posterioridad, para su confirmación, en el caso de los restantes. En todo caso, la Junta redistribuida será remitida al Ordinario para su confirmación, así como se dará cuenta de ello en la primera sesión que celebre el Capítulo General.

ARTICULO 41.- CONVOCATORIA DE ELECCIONES

La Junta de Gobierno cesante, o en su defecto el Consejo, abrirá el proceso electoral convocado el Capítulo General al efecto de la elección de cargos, y con antelación mínima de dos meses.

Durante el periodo que dure el proceso electoral, los miembros de la Junta de Gobierno cesante continuarán en sus cargos hasta la toma de posesión de los nuevos cargos.

Iniciado el proceso electoral, el Consejo será órgano coordinador y decisorio del mismo.

En el momento de abrirse el proceso electoral, se publicará la lista de Congregantes mayores de 18 años, y con un año de antigüedad como Congregante de pleno derecho, concediéndose un plazo de diez días naturales para reclamaciones que, en su caso, conocerá y sustanciará el Consejo, transcurrido el cual quedará cerrada dicha lista sin posibilidad de inclusión de nuevos nombres.

A partir de esa fecha y por plazo de veinte días naturales se presentarán las candidaturas con la firma de veinte Congregantes no candidatos, que figuren en la lista de Congregantes publicadas.

ARTICULO 42.- LIMITACIONES EN LAS LISTAS DE CANDIDATURAS

Ningún Congregante podrá figurar en más de una lista como candidato, ni a su vez ser firmante de más de una lista.

ARTÍCULO 43.- PRESENTACIÓN Y TRAMITACIÓN DE LISTAS DE CANDIDATURAS

Las listas cerradas de candidaturas se presentarán al Consejo incluyendo en la misma los diez cargos referidos en el artículo 39, así como tres suplentes.

En el plazo máximo de una semana, el Consejo informará sobre dichas listas y las remitirá al Obispado en la forma y a los efectos de las normas 30 y siguientes de las Bases.

De ser rechazado por el Ordinario algún o algunos de los candidatos en aplicación de las Bases o del Código de Derecho Canónico, el Consejo convocara a los candidatos a Hermano Mayor de las listas afectadas, o en su caso, al candidato que en orden de prelación le corresponda, quienes podrán redistribuir los cargos entre los candidatos aceptados.

En el supuesto de que el número de candidatos rechazados fuera superior a tres, la lista cerrada podrá contener el número de cinco cargos que se estipula en la norma 25 de las Bases. En otro caso, la lista cerrada con un número menor de cinco candidatos, quedará rechazada en su totalidad.

ARTÍCULO 44.- PROCLAMACIÓN DE CANDIDATURAS

El Consejo, una vez haya recibido las candidaturas con el placet y en todo caso transcurrido treinta días desde la remisión, procederá a la proclamación de las candidaturas, ordenando la publicación de las listas, y convocando al Capítulo General en un plazo mínimo de diez días.

ARTICULO 45.- SESIÓN DEL CAPITULO GENERAL PARA ELECCIÓN DE CARGOS (1)

Convocado en forma el Capítulo General por el Presidente del Consejo o quien estatuariamente le sustituya, se celebrará bajo su Presidencia la sesión del mismo con el único objeto de proceder a la elección de cargos entre cada una de las listas proclamadas.
La elección se realizará mediante votación personal y secreta, sin que sean válidos, a este efecto, los que pretendan emitirse por carta o procurador, conforme a lo indicado en el párrafo segundo del artículo 33 de estos Estatutos. Quedará elegida la lista cerrada que en la primera votación obtenga la mayoría absoluta de los votos emitidos. En segunda votación bastará que una de las listas obtenga la mayoría relativa de los votos emitidos. De producirse empate en la segunda votación, se procederá a una tercera votación de entre las listas que, habiendo obtenido un mayor número de votos, hubiesen resultado empatadas. Si a pesar de esta tercera votación, se produjera nuevo empate, se celebrará nuevo Capítulo General, entre las cuarenta y ocho y setenta y dos horas siguientes, convocado en la misma sesión y anunciado en los medios de comunicación.

Abierta la sesión del segundo Capítulo General de elecciones, de darse las circunstancias previstas en el párrafo anterior, se procederá a la votación de entre las listas que resultaron empatadas en el anterior Capítulo General, bastando para la elección que una de las listas obtenga la mayoría relativa, celebrándose tantas votaciones como fueren necesarias para ello.

ARTICULO 46.- TOMA DE POSESIÓN DE LA JUNTA DE GOBIERNO (1)

Elegida la Junta de Gobierno y complementada la misma conforme al artículo 40 de estos Estatutos, el Secretario del Consejo remitirá un certificado por duplicado ejemplar, haciendo constar los resultados de la elección a los cargos que complementen la Junta de Gobierno, al Vicario General para la confirmación de los cargos.

Recibida la confirmación, y en todo caso, transcurrido treinta días desde la remisión, la Junta de Gobierno elegida tomará posesión de los cargos por un periodo de duración de cuatro años, salvo que se haya producido la reelección del Hermano Mayor, en cuyo caso se estará a lo dispuesto en el artículo siguiente.

ARTÍCULO 47.- REELECCIÓN DE HERMANO MAYOR

En caso de reelección de Hermano Mayor el mandato de la Junta de Gobierno tendrá un periodo de duración de dos años, no existiendo más limitación a las sucesivas reelecciones que la figurada en la norma 41 de las Bases.

ARTICULO 48.- CONVOCATORIA DE ELECCIONES

La convocatoria de elecciones de la Junta de Gobierno, se llevará a efectos en los siguientes casos:

a) Por cumplimiento del periodo de mandato.
b) Por cese, dimisión o fallecimiento del Hermano Mayor.

ARTICULO 49.- REUNIONES, NORMAS DE FUNCIONAMIENTO Y ACUERDOS DE LA JUNTA DE GOBIERNO

La Junta de Gobierno ajustará su funcionamiento a las normas que a tal efecto se establezcan con carácter reglamentario, debiendo reunirse como mínimo una vez al trimestre.

La Junta de Gobierno será convocada y presidida por el Hermano Mayor y sus acuerdos se adoptarán por mayoría de los miembros presentes y se reflejarán por el Secretario en el libro de actas con el VºBº del Hermano Mayor.

ARTICULO 50.- INCOMPATIBILIDAD DE LOS MIEMBROS DE LA JUNTA DE GOBIERNO

El cargo de miembro de la Junta de Gobierno es incompatible con cualquier cargo en otra cofradía, Congregación o Hermandad de Semana Santa.

SECCIÓN SEGUNDA: DEL HERMANO MAYOR

ARTICULO 51.- REQUISITOS PARA OSTENTAR EL CARGO DE HERMANO MAYOR

Para ostentar el cargo de Hermano Mayor se requerirá ser Congregante de pleno derecho con una antigüedad mínima de tres años, tener más de veintiún años, tener residencia en Málaga, no estar incurso en ninguna de las incompatibilidades del canon 693 del Código de Derecho Canónico y las que prescriben en la Norma 30 de las Bases.

ARTÍCULO 52.- FACULTADES DEL HERMANO MAYOR

El Hermano Mayor tendrá las siguientes facultades:

a) Convocar el Capítulo General tanto en sesión Ordinaria como Extraordinaria, La Junta de Gobierno, el Consejo y cuantos órganos de Gobierno y comisiones existan, conforme a los presentes Estatutos.
b) Presidir las sesiones del Capítulo General, de la Junta de Gobierno, y cuantas otras reuniones asista, incluso del Consejo se asistiere.
c) Establecer el orden del día de la Junta de Gobierno, y conjuntamente con esta última,
d) Dirigir el debate y el orden de las reuniones.
e) Autorizar las actas de las reuniones con su visto bueno.
f) Ostentar la representación de la Congregación en todos los actos públicos y privados en que tenga que intervenir con plena eficacia jurídica y a todos los efectos.
g) Autorizar con su visto bueno los escritos, certificados y actas que sean expedidas por el Secretario, los resúmenes o balances de las cuentas anuales que hayan de ser presentadas al Capítulo General para su aprobación.
h) Dirigir a las autoridades cuantos escritos sean necesarios en representación de la Congregación, informando de ello a la Junta de Gobierno.
i) Interpretar toda clase de recursos y acciones ante cualquier organismo público, previo acuerdo de la Junta de Gobierno.
j) Otorgar poderes generales y especiales a Procuradores de los Tribunales, previo acuerdo de la Junta de Gobierno.
k) Todas aquellas otras facultades que por su importancia y representación deben normalmente serla atribuidas.

ARTICULO 53.- CESE DEL HERMANO MAYOR (1)

El Hermano Mayor cesará en el cargo por alguna de las siguientes causas:

a) Por cumplimiento del periodo de mandato.
b) Por dimisión.
c) Por censura del Capítulo.
d) Por enfermedad, por tiempo superior a un año, que le incapacite para el ejercicio del cargo a criterio del Consejo General-
e) Por fallecimiento.

ARTICULO 54.- CESE DEL HERMANO MAYOR POR CENSURA DEL CAPITULO GENERAL

El cese por censura del Capítulo General se habrá de realizar en sesión del Capítulo General convocada al efecto por el Consejo, cumplidos los siguientes requisitos:

a) Escrito motivado y formado por un mínimo del veinte por ciento de los Congregantes dirigido al Presidente del Consejo solicitando el cese del Hermano Mayor.
b) El Presidente del Consejo convocará a reunión del mismo en el que se dará audiencia al portavoz de los peticionarios, y con posterioridad, a la Junta de Gobierno. Finalizadas ambas reuniones el Consejo se reunirá en sesión para adoptar acuerdo razonado y motivado sobre la petición formulada, siendo inapelable el acuerdo adoptado. El acuerdo a adoptar por el Consejo se referirá a la desestimación de la petición o a la convocatoria del Capítulo General, y deberá dictarse en el plazo máximo de cuarenta y cinco días desde la fecha del recibo de la petición por el Consejo.
c) De haberse acordado la convocatoria del Capítulo General, este será convocado por el Presidente del Consejo haciendo figurar como único punto de la Orden del Día el de “Petición Cese Hermano Mayor”.
d) El Capítulo General convocado será presidido por el Presidente del Consejo, junto con los miembros del mismo, pudiendo ocupar en la mesa presidencial al Hermano Mayor. Abierta la sesión por el Presidente, cederá el uso de la palabra al portavoz de los peticionarios para que exponga las razones de la petición, a continuación cederá la palabra al Hermano Mayor o persona en quien este delegue, para que a su vez informe. El Presidente podrá autorizar un turno de aclaraciones a ambas personas con posterioridad a su intervención, pudiendo intervenir el Presidente o cualquier miembro del Consejo en cualquier momento. Finalizadas ambas exposiciones y sin que haya más replicas a las exposiciones se iniciará la votación secreta, presidiendo la misma el Presidente del Consejo, acompañado por el Secretario de la Junta de Gobierno y persona en quien el Hermano Mayor delegue, y el portavoz de los peticionarios. Finalizado el recuento de votos, y para que prospere la petición de cese del Hermano Mayor, se requerirá una mayoría de dos tercios de Congregantes presentes, calculado por defecto.
e) Acordado el cese del Hermano Mayor, el Consejo procederá a la apertura del proceso electoral dentro del plazo de treinta días y conforme a lo estipulado en los artículos 41 y siguientes. De los presentes Estatutos.

SECCIÓN TERCERA: DE LOS TENIENTES HERMANOS MAYORES

ARTÍCULO 55.- LOS TENIENTES HERMANOS MAYORES. ORDEN Y FUNCIONES

Los Tenientes Hermanos Mayores serán los colaboradores más directos del Hermano Mayor.
Para ostentar los cargos de Teniente Hermano Mayor serán necesarios los mismos requisitos exigidos para ostentar el cargo de Hermano Mayor, figurados en el artículo 51 de estos Estatutos.

Serán funciones de los Tenientes Hermanos Mayores:

a) Sustituir al Hermano Mayor, según su orden, en los supuestos de vacantes, ausencia o enfermedad, y con los mismos derechos y obligaciones.
b) Representar a la Congregación en los asuntos que por delegación le sean encomendados por el Hermano Mayor o por la Junta de Gobierno.

SECCIÓN CUARTA: DEL FISCAL

ARTICULO 56.- REQUISITOS PARA OSTENTAR EL CARGO DE FISCAL

Para ser Fiscal se requiere ser congregantes de pleno derecho con más de 5 años de antigüedad y mayor de 25 años.

No puede ser candidato a Fiscal, el Hermano Mayor saliente hasta transcurrido al menos dos años de su cese.

El Fiscal al terminar su mandato, durante dos años no podrá presentarse el cargo de Hermano Mayor.

ARTICULO 57.- FUNCIONES DEL CARGO DE FISCAL

Al Fiscal corresponde velar por el exacto cumplimiento de la Ley y de los Estatutos por la validez de los acuerdos adoptados por los órganos de Gobierno y por el mantenimiento de las tradiciones y espíritu de la Congregación.

En el Capitulo General y en Junta de Gobierno tiene derecho de voz y voto, y además en cumplimiento de lo dispuesto en párrafo anterior deberá formular reparos a aquellos acuerdos que no sean conformes a la tradición o espíritu de la Congregación y advertencia de ilegalidad en los que manifiestamente vulneren la Ley o los Estatutos.

Formulara la advertencia de ilegalidad o reparos conforme a lo indicado en el párrafo anterior, si el Hermano Mayor considera que no obstante debe hacer la propuesta de acuerdo, la someterá a votación nominal. Si se adopta el acuerdo, el Hermano Mayor remitirá al Consejo certificación del acuerdo e informe razonado.

ARTICULO 58.- SOLICITUD DEL FISCAL SOBRE CONVOCATORIA DE LOS ÓRGANOS DE LA CONGREGACIÓN

El Fiscal podrá, en petición motivada, solicitar del Hermano Mayor convocatoria extraordinaria de los Órganos de Gobierno, incluso del Consejo.

En estos supuestos, el Hermano Mayor deberá proceder a convocar la reunión del Órgano de Gobierno solicitado en el plazo máximo de treinta días.

ARTÍCULO 59.- MEMORIA ANUAL DEL FISCAL

El Fiscal deberá elaborar una memoria anual sobre materias de su competencia para someter al Capítulo General y al Consejo, sin perjuicio de los informes que en cada momento considere oportuno elevar a ambos órganos a la Junta de Gobierno.

SECCIÓN QUINTA.- DE LOS OTROS CARGOS DE LA JUNTA DE GOBIERNO

ARTÍCULO 60.- FUNCIONES DEL SECRETARIO GENERAL

El Secretario General de la Congregación tendrá las siguientes funciones:

a) Confeccionar con el Hermano Mayor el Orden del Día de las materias a tratar en los Capítulos y Juntas de Gobierno, levantando acta del desarrollo y acuerdos que se tomen en las mismas
b) Las actas, una vez aprobadas, se reflejarán en un libro que estará bajo su custodia.
c) Guardar en su poder el sello de la Congregación con el que al par de su firma autorizará todos los documentos de la Congregación.
d) Llevar el libro de Registro de Congregantes, consignando la fecha de ingreso.
e) Llevar los libros de Registro de Congregantes, consejeros de Honor y Camareras de la Virgen.
f) Llevar el libro de Registro de Consejeros de la Congregación.
g) Extender toda clase de citaciones, comunicaciones, escritos o certificados que sean necesarios, reservando el Visto Bueno del Hermano Mayor en aquellos que lo precisen.
h) Organizar y custodiar el archivo general de la Congregación.
i) Confeccionar dentro de los dos primeros meses del año las listas de congregantes en activo, de las que remitirá fotocopia al Director Espiritual y al Presidente del Consejo, teniendo una a disposición de aquellos congregantes que deseen conocerla.
j) Cumplir fielmente cualquier misión que deba efectuar por prescripción de estos Estatutos.

ARTÍCULO 61.- FUNCIONES DEL TESORERO

Compete al Tesorero:

a) Preparar el presupuesto ordinario de cada ejercicio que someterá a la Junta de Gobierno.
b) Recaudar las cuotas, firmando los oportunos recibos, pagar las facturas con el Visto Bueno del Hermano Mayor, o el “tomé razón” del contador y llevar los libros de ingresos y pagos.
c) Llevar la caja de la Congregación y depositar los fondos sujetos a su custodia en cuenta corriente bancaria abierta a nombre de la Congregación, siendo necesarias para retirar los mismos, además de la suya, la firma del Hermano Mayor o del primer Teniente Hermano Mayor.
d) Archivar correctamente los comprobantes correspondientes a los asientos de cobros y pagos, y practicar al término de cada ejercicio económico, conjuntamente con el contador, un resumen de ingresos y gastos habidos en el mismo, agrupándolos en forma debida y clara para el menos conocimiento de la marcha administrativa; resumen que con los comprobantes correspondientes, será elevado al Capítulo General que deba aprobar las cuentas.
e) Facilitar en cada reunión de la Junta de Gobierno un informe sobre el estado económico de la Congregación.
f) El cesar en su cargo, entregará los libros, talonarios, carpetas de comprobantes y demás, propios de la tesorería, así como las llaves de los cepillos, al Tesorero que los sustituya, en presencia del Hermano Mayor saliente y del Hermano Mayor entrante, para su comprobación y aprobación en su caso; o en otro caso conforme se acuerde.
g) Aquellas otras funciones que se deriven de los presentes Estatutos y sean necesarios para la buena marcha de la Tesorería a él encomendada.

ARTÍCULO 62.- FUNCIONES DEL CONTADOR

El contador dará, bajo su dirección, conjuntamente con el Tesorero, forma contable a los apuntes de la Tesorería y vigilará la marcha económica de la Congregación, pondrá el “tomé razón” en las facturas de las que tenga conocimiento, para su pago por el Tesorero. Llevará la contabilidad y entregará al que lo sustituya los libros de su competencia, de la misma forma que el Tesorero.

ARTÍCULO 63.- FUNCIONES DEL ALBACEA GENERAL

Serán funciones del Albacea General:

a) Organizar los cultos de la Congregación.
b) Cuidar del perfecto estado de la Capilla e Imágenes de los Sagrados Titulares.
c) Redactar el programa de actividades formativas, culturales y religiosas que pretenda realizar la Congregación, así como una breve memoria de las actividades del año anterior.
d) Cuidar de las insignias, enseres, objetos de culto y, en general de cuantos bienes muebles tenga la Congregación, proveyendo de su limpieza, y dando cuenta de los que precisen ser reparados o sustituidos.
e) De acuerdo con el Jefe de Procesión que cada año se nombre, organizar la salida procesional.

El Albacea General podrá delegar con carácter permanece, cualquiera de las funciones encomendadas en los restantes albaceas.

SECCIÓN SEXTA: DE OTROS ÓRGANOS DE LA CONGREGACIÓN

ARTÍCULO 64.- OTROS ÓRGANOS DE LA CONGREGACIÓN

Para el mejor desarrollo de las funciones de gestión, la Junta de Gobierno y el Hermano Mayor podrán constituir los siguientes otros órganos.

a) Comisión permanente.
b) Comisiones de trabajo.
c) Comisiones colaboradoras del Hermano Mayor.

ARTICULO 65.- COMISIÓN PERMANENTE DE LA JUNTA DE GOBIERNO

De considerarlo conveniente el Hermano Mayor podrá constituir una comisión permanente con aquellos miembros de la Junta de Gobierno que considere oportunos a los efectos de resolver los asuntos de trámite y de menor importancia siguiendo en todas las directrices de la Junta de Gobierno. A sus sesiones podrán asistir, si lo desean, con voz y voto, los demás miembros de la Junta de Gobierno. Quedará validamente constituida con la asistencia de la mitad de los miembros.

ARTÍCULO 66.- COMISIONES DE TRABAJO

Las comisiones de trabajo que cree la Junta de Gobierno, deberán estar presididas por un miembro de la misma, y compuesto por los congregantes que ella designe.

Las comisiones de trabajo solo atenderán a los objetivos por los que fueron creadas, extinguiéndose una vez cumplido su cometido.

ARTICULO 67.- COLABORADORES DEL HERMANO MAYOR

El Hermano Mayor podrá nombrar con el beneplácito de la Junta de Gobierno un equipo de colaboradores de entre los Congregantes, que no podrá exceder de la mitad del número de miembros de la Junta, y que actuarán bajo plena responsabilidad del Hermano Mayor.

Los miembros colaboradores podrán asistir a las reuniones de la Junta de Gobierno si se trataren asuntos específicos de los cometidos encomendados por el hermano Mayor a los colaboradores. La asistencia será con voz pero sin voto en los acuerdos.

CAPITULO TERCERO: DEL CONSEJO

ARTICULO 68.- DEL CONSEJO

Sin perjuicios de las funciones ejecutivas que específicamente le atribuyen los presentes Estatutos, el Consejo es el supremo órgano asesor y consultivo de la Congregación.

ARTICULO 69.- TIPOS DE CONSEJEROS, NUMERO Y ELECCIÓN DE LOS MISMOS (4)

El Consejo estará integrado por dos clases de Consejeros:

a) Son Consejeros natos, todos los Congregantes que hayan ostentado el cargo de Hermano Mayor, y terminado normalmente su mandato.

b) Los electivos, cuyo número no podrá exceder de veinte, serán propuestos previa audiencia del Consejo por el Hermano Mayor con la aprobación de la Junta de Gobierno y nombrados por el Capítulo General. Para ser Consejero electivo se requiere ser Congregante con una antigüedad mínima de 10 años y haber prestado señalados servicios a la Congregación.

El Hermano Mayor solo podrá proponer el nombramiento de dos Congregantes durante su mandato y uno por prórroga, y siempre que exista vacante de miembros del Consejo conforme al párrafo anterior de este artículo.

Al Consejo asistirá con voz pero sin voto el Fiscal si no fuera Consejero, así como los Consejeros de Honor, los cuales deberán ser convocados de la misma forma que cualquier miembro.

ARTICULO 70.- DURACIÓN DEL CARGO DE CONSEJERO (1)

Los Consejeros cesarán en el ejercicio del cargo por renuncia, incapacidad manifiesta, fallecimiento, por haber dejado de ser Congregante o haber cumplido la edad de ochenta años. En este último caso, pasarán a ser Consejeros de Honor.

ARTICULO 71.- COMISIÓN PERMANENTE DEL CONSEJO (4)

El Consejo elegirá en su seno un Presidente, un Vicepresidente, un Secretario y un vocal quienes constituirán la Comisión Permanente, competente para resolver los asuntos de trámite de orden interno del propio Consejo, a fin de emitir el informe que proceda, y aquellos urgentes que no admitan demora sin grave riesgo para la Congregación, en cuyo caso se convocará inmediatamente al Pleno para dar cuenta de lo acordado o actuado.

Los Cargos de la Comisión Permanente serán elegidos por el Pleno del Consejo, y el mandato de los mismos tendrá una duración de seis años, pudiendo ser reelegidos indefinidamente por periodos iguales, con la salvedad prevista en el artículo precedente de estos Estatutos.

ARTÍCULO 72.- REUNIONES DEL CONSEJO (4)

El Consejo se reunirá cuando lo convoque el Hermano Mayor, su Presidente por si o a instancia de un tercio del total de sus miembros, y necesariamente una vez al año.

Los Consejeros podrán concurrir presentes o representados. Cada Consejero sólo podrá ostentar la representación de otro Consejero. En todo caso, dicha representación debe conferirse por escrito y especial para cada reunión.

Para que quede válidamente constituido será imprescindible la presencia física de cinco Consejeros. Sus acuerdos se adoptarán por mayoría simple, con la única excepción figurada en el artículo siguiente.

De sus sesiones se levantará acta extendida por el Secretario con el visto bueno del Presidente que se recogerán en el libro destinado a este fin.

ARTÍCULO 73.- FUNCIONES DEL CONSEJO COMO ÓRGANO ASESOR Y CONSULTIVO

Como órgano asesor y consultivo le corresponde informar sobre los asuntos que le sometan a su consideración el Hermano Mayor, el Fiscal, la Junta de Gobierno o el Capítulo General.
A propia iniciativa podrá formular observaciones e incluso censurar la actuación de dichos órganos cuando impliquen grave infracción de los Estatutos o desvió considerable en las tradiciones y los fines de la Congregación.

No obstante lo dispuesto en los artículos 71 y 72, la censura solo podrá ser formulada por el Pleno del Consejo y con el voto cualificado de la mayoría absoluta de sus miembros.

ARTÍCULO 74.- FUNCIONES EJECUTIVAS DEL CONSEJO

En funciones ejecutivas solamente actuará:

1º.- En el proceso electoral en la forma prevista en los artículos 41 y siguientes. De estos Estatutos.
2º.- En circunstancias excepcionales y cuando se produzca una vacante en el Gobierno de la Congregación que pueda representar su disolución, se hará cargo de todas las funciones propias de la Junta de Gobierno hasta que se pueda convocar el Capítulo General que normalice la vida corporativa.

ARTÍCULO 75.- HONORES Y PREEMINENCIAS DEL CONSEJO

Al Consejo corresponden los mismos honores y preeminencias que a la Junta de Gobierno en los actos litúrgicos. Su presidente ocupará el lugar siguiente al Hermano Mayor o quien lo represente.

ARTICULO 76.- DE LAS ACTIVIDADES DE LA CONGREGACIÓN

Para cumplimiento de los fines previstos en estos Estatutos la Junta de Gobierno de la Congregación asumirá la obligación principal de programar y organizar las actividades necesarias que de acuerdo con las posibilidades de cada momento se consideren más prioritarios.

Las actividades de la Congregación serán:

a) Formativas de sus Congregantes.
b) Caritativas y de promoción social.
c) De culto.
d) De procesión de los Sagrados Titulares.

ARTÍCULO 77.- MEMORIA DE ACTIVIDADES

Cada año, la Junta de Gobierno de acuerdo con el Director Espiritual de la Congregación, confeccionará un programa de actividades formativas, culturales y religiosas que será presentado en la Vicaría del Obispado, junto con una breve memoria de las actividades del año anterior.

CAPITULO PRIMERO: ACTIVIDADES FORMATIVAS

ARTÍCULO 78.- PERFECCIÓN Y ACTUALIZACIÓN DE LA FORMACIÓN RELIGIOSA

La Junta de Gobierno deberá programar periódicamente las actividades que tengan por finalidad una mejor formación cristiana y religiosa de los Congregantes, que permitan una continua actualización y perfección de la referida formación, de forma que los Congregantes puedan dar razón de su fe y de su esperanza en cada momento.

ARTÍCULO 79.- TIPOS DE ACTIVIDADES

Se considerarán actividades de tipo formativo, las charlas, catequesis, coloquios y retiros espirituales que se organicen por la Junta de Gobierno para la formación de los Congregantes.

CAPITULO SEGUNDO.- ACTIVIDADES CARITATIVAS Y DE PROMOCIÓN SOCIAL

ARTICULO 80.- DE LAS ACTIVIDADES CARITATIVAS

La Junta de Gobierno deberá fomentar la actividad caritativa de la Congregación, sin hacer distinciones de prójimo que estén en pugna con el sentido evangélico de esta virtud.

Los Congregantes en el ejercicio de la Caridad, como expresión de amor, deberán buscar la mayor grandeza y esplendor de la Congregación.

ARTÍCULO 81.- ACTIVIDAD CRISTIANA ENTRE LOS CONGREGANTES

Si algún miembro de la Congregación estuviese aquejado de alguna enfermedad o dolencia, conocida que fuere esta circunstancia por los demás, se recomienda a todos, y en especial a la Junta de Gobierno, la asistencia de todo orden al enfermo, sin olvidar en ningún momento el alto valor de la oración.

ARTÍCULO 82.- ACTIVIDAD CRISTIANA CON OTRAS COFRADÍAS

Esta Congregación, deseosa de responder al espíritu cristiano que inspira su fundación, quiere basar sus relaciones con las restantes entidades, cofradías, hermandades y asociaciones, en la humildad y la caridad.

A este respecto, quiere promover fraternos contactos con ellas, y se propone asistirlas, en cuanto sea factible, en sus necesidades. Celebrará sus alegrías y exaltaciones como propias y acudirá con cristiana confianza a ellas cuando precise de su colaboración, ayuda o asistencia.

ARTICULO 83.- DE LA PROMOCIÓN SOCIAL

La práctica de la caridad de la Congregación deberá orientarse principalmente a la promoción social de los fieles de la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán.

En la medida de sus posibilidades la Congregación se esforzará por si y en colaboración con la Parroquia para el desarrollo de esta actividad, conforme a las directrices, orientaciones e inspiraciones del Concilio Vaticano II.

Asimismo la Congregación tendrá inquietud en que su labor social de desarrolle igualmente hacia los hombres que a La Legión y a la Armada Española hayan pertenecido.

ARTÍCULO 84.- CREACIÓN DE FUNDACIONES

La Congregación podrá promover la creación de fundaciones u otras entidades que le permitan la obtención de los medios económicos necesarios para el mejor desarrollo de la Promoción Social.

CAPITULO TERCERO.- DE LAS ACTIVIDADES DE CULTO

ARTICULO 85.- DE LOS ACTOS DE CULTO

El Culto, sobre todo el culto público, es el distintivo especial de la Congregación y debe extenderse a lo largo de todo el año, de manera que mantenga vivo el espíritu de los Congregantes.

ARTICULO 86.- LUGAR DE CELEBRACIÓN DE LOS CULTOS

Los actos de culto, en la medida de lo posible se celebrarán en la Capilla de Nuestros Sagrados Titulares, y en su defecto, en el recinto Parroquial.

ARTICULO 87.- ACTOS DE CULTO DURANTE EL AÑO (3)

A título enunciativo, los actos de culto que la Congregación celebre, serán:

a) Todos los meses del año, como mínimo, en fecha y hora fijada y señalada para conocimiento de los congregantes, se celebrará una misa en la Parroquia y a continuación se cantará la Salve.
b) Anualmente, y en fecha a fijar por la Junta de Gobierno, se celebrará la Eucaristía, en la que se impondrá la medalla a los nuevos Congregantes.
c) Durante la Semana Santa, se celebrará, al menos, un Vía Crucis.
d) periódicamente se ofrecerá una misa por los fallecidos de la Parroquia, y ante Nuestros Sagrados Titulares.
e) periódicamente se ofrecerá una misa por los fallecidos de la Paen Gloria y Honor del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad, aplicado por los difuntos de la feligresía, de la Congregación, de La Legión y de la Armada Española.
f) Anualmente se celebrará la Misa de Privilegio en honor de la Santísima Virgen de la Soledad, a la que será invitada con especial cariño la Armada Española.

ARTÍCULO 88.- OTROS ACTOS DE CULTO

Esta Congregación en el caso de fallecimiento del Sumo Pontífice o de S.M. el Rey de España celebrará la Eucaristía por el eterno descanso de sus almas y adoptará el luto que con carácter oficial se decrete.

En igual sentido y teniendo siempre presente la especial vinculación de la Congregación con La Legión y la Armada Española, en el supuesto fallecimiento de sus Jefes Superiores y directos, se oficiarán igualmente funerales por su salvación eterna.

CAPITULO CUARTO.- DE LA PROCESIÓN

SECCIÓN PRIMERA: DE LA PROCESIÓN Y PARTICIPACIÓN DE LOS CONGREGANTES Y FIELES

ARTICULO 89.- EL ACTO PUBLICO DE LA PROCESIÓN

La Procesión de Nuestros Sagrados Titulares es el acto de culto penitencial público más importante que realiza la Congregación, y que conforme al Código de Derecho Canónico pretende excitar la devoción de los fieles, conmemorar la Sagrada Pasión de Nuestro Señor, dar gracias a Dios por los beneficios recibidos e implorar el auxilio divino, por lo que debe constituir una catequesis plástica para el pueblo.

ARTÍCULO 90.- ACTOS PREVIOS LA PROCESIÓN

La Junta de Gobierno, de acuerdo con el Director Espiritual, organizará aquellos actos previos, oración, reflexiones, etc. Que estime más conveniente para la predisposición inmediata del ánimo de todos, en orden a vivir el espíritu de la Procesión.

ARTICULO 91.- PARTICIPANTES EN LA PROCESIÓN

La Junta de Gobierno procurará que todos los que integren activamente la procesión sean congregantes. Los demás hermanos y fieles, tendrán también su lugar como parte integrante de la Procesión.

Los hermanos y fieles que en cumplimiento de promesas quieran acompañar a Nuestros Sagrados Titulares lo podrán hacer como los Congregantes utilizando la túnica de la Congregación y el rostro cubierto, conforme a lo especificado en el artículo 94. De utilizarse traje seglar deberán acompañar a los Sagrados Titulares detrás de los Tronos.

ARTICULO 92.- EXCEPCIONES PARA EL USO DE LA TÚNICA DE LA CONGREGACIÓN

Quedan exentos de la obligatoriedad de utilizar la túnica de la Congregación:

a) Los Sacerdotes y Religiosos que utilicen sus hábitos.
b) Las representaciones de La Legión y de la Armada Española que vistan sus uniformes.
c) Los miembros de las bandas de músicas y los de La Legión y la Armada Española que participen en formación acompañando a los Sagrados Titulares.

ARTÍCULO 93.- ACTO PENITENCIAL DE LA PROCESIÓN

Todos los participantes en la procesión deberán guardar en todo momento la compostura y seriedad propias del ejercicio ascético que realizan, quedándoles, en general prohibido todo aquello que desdiga del acto penitencial que se practica.

ARTICULO 94.- DE LA TÚNICA DE LA PROCESIÓN (3)

La Túnica a utilizar por los congregantes en la procesión será de color negro, al igual que la tela que reviste el Capirote, que tendrá un metro de largo. Todos los participantes en la procesión utilizarán además, calcetines y zapatos color negro y guantes blancos.

El cíngulo que ceñirá la túnica será blanco para los participantes del Cristo y amarillo para los de la sección de la Virgen.

El Capirote será utilizado por todos los participantes con excepción de los Mayordomos de Tronos, que utilizarán sólo la funda del Capirote.

El Jefe de Procesión utilizará como distintivo de su cargo y al objeto de ser prontamente identificable, una capa blanca sobrepuesta a la túnica, además de un escapulario con el escudo de la Congregación, que sólo podrá llevar el Jefe de Procesión. En caso de que la capa blanca sea adoptada de forma parcial o generalizada por los Congregantes, se dispondrá reglamentariamente el distintivo que ha de utilizar el Jefe de Procesión. La adopción de la capa blanca no representará modificación de los presentes Estatutos.

Asimismo, sólo será utilizado bastón corto por el Jefe de Procesión y cargos delegados ambulantes.

SECCIÓN SEGUNDA.- DE LA ORGANIZACIÓN DE LA PROCESIÓN

ARTICULO 95.- NORMAS DE LA PROCESIÓN

Para la organización del culto de la Procesión la Junta de Gobierno dictará las normas especiales necesarias para el mejor desarrollo de la misma.

ARTICULO 96.- ORGANIZACIÓN DE LA PROCESIÓN (3)

Para el mejor desarrollo de la Procesión se nombrarán los siguientes cargos:

a) Jefe de Procesión, y en su caso, Jefe de Procesión adjunto.
b) Los Mayordomos Jefes de Sección
c) Los Mayordomos del Trono del Cristo y del Trono de la Virgen.
d) Los Mayordomos que para el mejor desarrollo de la Procesión, en el número necesario, considere conveniente el Jefe de Procesión.

ARTICULO 97.- AUTORIZACIÓN SALIDA PROCESIONAL

La salida procesional deberá realizarse en la noche del Jueves Santo de cada año de acuerdo con la Tradición.

La modificación del día o el acuerdo de no realizar este acto público en algún año, deberá ser acordado por el Capítulo General en sesión Extraordinaria, previa propuesta de la Junta de Gobierno.

De producirse situaciones excepcionales a juicio del Hermano Mayor que hicieran peligrar las Imágenes o los enseres y no pudiera convocarse al Capítulo General por imperativos de fechas, podrá adoptarse este acuerdo por la Junta de Gobierno.

Si las situaciones excepcionales se produjeran en la misma fecha a la prevista para la salida procesional, podrá adoptar el acuerdo de no salida procesional con comisión formada por el Hermano Mayor, el Jefe de Procesión, los dos Mayordomos de tronos y el Albacea General.

La convocatoria de la reunión de esta Comisión se realizaría por cualquier medio por el Hermano Mayor o, en su defecto, por el Jefe de Procesión y el acuerdo se adoptará por mayoría de votos cualquiera que fuere el número de asistentes.

En cualquier caso, adoptado el acuerdo de no salida procesional por la Junta de Gobierno o por la Comisión figurada en el párrafo anterior, el Hermano Mayor deberá convocar al Capítulo General en la fecha más próxima posible para informar de las causas que motivaron el acuerdo.

ARTICULO 98.- HORARIO DE PROCESIÓN

La procesión, por el bien general, deberá ajustarse al horario previsto tanto en la salida como en la recogida y no deberá modificarse el mismo, salvo por causas excepcionales que se produjeran con anterioridad o durante la procesión.

ARTICULO 99.- LAS INSIGNIAS DE LA CONGREGACIÓN EN LA PROCESIÓN

El Estandarte del Santísimo Cristo, orlado por los Guiones de los Tercios y de las Banderas Legionarias será portado en la Procesión conforme a la Tradición, por un Oficial del Tercio de La Legión que lo tuvo durante el año anterior en su posesión.

La Bandera Pontificia será portada en la Procesión por un Oficial de la Armada conforme a la tradición y estará situada en la Sección de la Virgen.

De no encontrarse presente en el acto de la Procesión los Oficiales de La Legión o de la Armada portadores de Estandarte y Bandera Pontificia referidos en los párrafos anteriores, las referidas Insignias serán portadas por Hermanos Congregantes.

Los Guiones y Estandartes de la Congregación serán portados por Hermanos Congregantes, y se situarán cada uno de ellos en las secciones correspondientes.

ARTICULO 100.- PRIVILEGIO A LAS HERMANAS DE LA CRUZ

Por el especial fervor y cariño demostrado hacia nuestros Titulares por las Hermanas de la Cruz, siempre que pase el desfile procesional por alguna de sus casas, o donde ellas estén, se detendrán frente a la puerta los tronos donde vayan nuestras Sagradas Imágenes para facilitar la oración de las Hermanas, como sentido homenaje de esta Congregación a quienes de la Caridad dan tan fecundo testimonio.

SECCIÓN TERCERA: DEL JEFE DE PROCESIÓN

ARTICULO 101.- REQUISITOS PARA OSTENTAR EL CARGO DE JEFE DE PROCESIÓN

Para ostentar el cargo de Jefe de Procesión se requerirá ser Congregante de pleno derecho con una antigüedad mínima de tres años, tener mas de veintiún años, tener residencia en Málaga, no estar en curso en ninguna de las incompatibilidades del canon 603 de Derecho Canónico y tener una amplia experiencia procesional a juicio de la Junta de Gobierno.

ARTICULO 102.- NOMBRAMIENTO DEL JEFE DE PROCESIÓN

El nombramiento del Jefe de Procesión será efectuado por el Capítulo General, previa aprobación de la Junta de Gobierno a propuesta del Hermano Mayor, siendo aconsejable sea realizado este nombramiento en la sesión del Capítulo General Ordinario previsto en los Estatutos, finalizando el mandato un mes después de la salida procesional.

ARTICULO 103.- FACULTADES DEL JEFE DE PROCESIÓN

Son facultades del Jefe de Procesión:

a) Con anterioridad a la salida procesional: Proponer el nombramiento de los cargos delegados en la procesión y De acuerdo con el Albacea General, organizar la salida procesional.

b) Durante la Procesión: Dirigir la procesión siendo responsable del orden, del horario e itinerarios aprobados; y Adoptar las medidas excepcionales, bajo su entera responsabilidad, oído el Hermano Mayor.

c) Después de la salida procesional: Colaborar con el Albacea General en la recogida de enseres que fueron procesionados, requiriendo la ayuda de los cargos delegados y Redactar una breve memoria de la salida procesional, con indicación de las incidencias que se hubieren producido.

ARTICULO 104.- DE LOS CARGOS DELEGADOS (3)

El Jefe de Procesión podrá proponer a la Junta de Gobierno la aprobación de nombramiento de aquellos cargos que considere conveniente y necesario para el ejercicio de sus funciones.

El nombramiento de los cargos delegados en la Procesión deberá ser aprobado en la sesión del Capítulo General especialmente convocado para la designación de cargos.

A título enunciativo se considerarán cargos delegados:

a) Adjunto al Jefe de Procesión a quien le corresponderá aquellas funciones que el Jefe de Procesión delegue.
b) Jefes de cada una de las Secciones, a quienes corresponderá velar por el orden de la procesión en su correspondiente sección.
c) Mayordomos de Tronos a quienes corresponderán las funciones que se especifican en estos Estatutos.
d) Mayordomos en general, que serán responsables de la parcela de procesión encomendada en cuanto al orden, y que estarán bajo las órdenes de cada uno de los Jefes de Sección correspondiente.

ARTÍCULO 105.- ADOPCIÓN DE MEDIDAS EXCEPCIONALES

Una vez la Cruz Guía fuera del Templo, el Jefe de Procesión es el superior responsable de la Procesión, debiendo todos obedecerle.

Si por razones de urgencia o emergencia hubieran de adoptarse medidas excepcionales en cuanto a horario, itinerario, o suspensión de la procesión una vez haya comenzado la misma, etc. Deberá ir al Hermano Mayor sobre las medidas que se propone pero será el único responsable de la decisión que adopte.

SECCIÓN CUARTA: DE LOS MAYORDOMOS DE TRONO

ARTICULO 106.- REQUISITOS PARA OSTENTAR EL CARGO DE MAYORDOMO DE TRONO

Para ostentar los cargos de Mayordomo de Trono, se requerirá ser Congregante de pleno derecho con una antigüedad mínima de tres años, tener mas de veintiún años, no estar incurso en ninguna de las incompatibilidades del canon 693 del Código de Derecho Canónico y tener experiencia en el desarrollo del cargo.

ARTICULO 107.- NOMBRAMIENTO DE LOS MAYORDOMOS DE TRONOS

El nombramiento de los Mayordomos de Trono será realizado por el Capítulo General previa aprobación de la Junta de Gobierno a propuesta del Jefe de Procesión.

El nombramiento se realizará en la sesión del Capítulo General que tradicionalmente se celebra para la designación de cargos de la Procesión.

Se nombrarán un Mayordomo de Trono así como dos Mayordomos adjuntos, par cada uno de los Tronos de nuestros Sagrados Titulares.

Los Mayordomos adjuntos sustituirán al Mayordomo de Trono en sus funciones durante la procesión en el orden de prelación con el que fueron nombrados.

Asimismo, se podrá nombrar un Mayordomo Ayudante de entre los Congregantes, que no requerirá tener experiencia en el desarrollo del cargo.

ARTICULO 108.- FUNCIONES DE LOS MAYORDOMOS DE TRONO

Son funciones de los Mayordomos de Trono.

a) Velar por la Seguridad de los Tronos durante el recorrido procesional, así como del orden y respeto con que deben ser llevados.
b) Contratar al personal porteador de los Tronos, dirigirlos y dar las instrucciones precisas para el mejor traslado de los tronos.
c) Fijar la colocación de los hombres de Trono en cada uno de los varales de la mesa del Trono.
d) Abonar, en su caso, el importe contratado, a los hombres de Trono, haciendo con anterioridad la previsión presupuestaria al Tesorero.

Algunas funciones encomendadas podrá delegarlas en los Mayordomos adjuntos o ayudante, a excepción de lo indicado en el apartado a) de este artículo que será indelegable.

CAPITULO PRIMERO.- DE LA LEGIÓN ESPAÑOLA

ARTÍCULO 109.- VINCULACIÓN DE LA LEGIÓN

Vinculada La Legión Española desde el año 1.928 a la Congregación ésta viene obligada a fomentar la devoción que hacia el Santísimo Cristo de la Buena Muerte, en la Imagen de nuestro Titular, sienten las fuerzas legionarias y buscará en todo momento el beneficio espiritual de las mismas.

ARTICULO 110.- CULTO EN LOS ACUARTELAMIENTOS

En cada uno de los Tercios en la Subinspección de La Legión existen reproducciones de nuestro Sagrado Titular a los que mensualmente, y en especial el veinte de Setiembre de cada año se rinde culto.

La Congregación por medio de representaciones delegadas del Hermano Mayor estará presente en los referidos cultos del veinte de Setiembre de cada año. El Hermano Mayor deberá ir, preferentemente, allí donde se encuentre el Estandarte del Santísimo Cristo orlado por los Guiones de los Tercios.

ARTICULO 111.- PREMIO CRISTO DE LA BUENA MUERTE

Las comisiones a que se hace referencia en el artículo anterior, harán entrega en dicha fecha del premio “CRISTO DE LA BUENA MUERTE”, consistente en una medalla con el busto de Nuestra Sagrada Imagen, al Legionario que en la Subinspección y en los diferentes Tercios sean acreedores a ello a juicio de los Capellanes y a propuesta de sus Jefes.

ARTÍCULO 112.- REPRESENTACIÓN EN LA PROCESIÓN

Tendrá lugar preferente cerca del Trono del Santísimo Cristo de la Buena Muerte la representación de La Legión Española que le acompañe en la Procesión en la noche del Jueves Santo.

CAPITULO SEGUNDO.- DE LA ARMADA ESPAÑOLA

ARTÍCULO 113.- VINCULACIÓN DE LA ARMADA ESPAÑOLA

Vinculada la Armada Española a nuestra Congregación desde el año 1.756 en virtud de sentirse favorecidos por el hecho considerado como milagroso atribuida a la mediación de Nuestra Santísima Virgen de la Soledad a cuya intercesión recurrieron, y gestionado por la Armada Española fue concedida a nuestra Congregación por su Santidad el Papa Benedicto XIV el Título de Pontificia, además de la Bula Pontificia por la cual, al mediodía del Sábado de gloria de cada año se celebraría una Misa de Privilegio.

ARTICULO 114.- PRESENCIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD EN LOS BUQUES DE LA ARMADA ESPAÑOLA

La Congregación cuidará y procurará que cada buque de la Armada Española tenga una reproducción de la Imagen de Nuestra Señora de la Soledad por el bien espiritual que dicha Imagen pueda aportarles.

Asimismo, acudirá la Congregación y atenderá con celo todo aquello que espiritualmente pueda beneficiar a la Armada Española.

ARTÍCULO 115.- REPRESENTACIÓN EN LA PROCESIÓN

Tendrá lugar preferente cerca del Trono de Nuestra Señora de la Soledad la representación de la Armada Española que la acompañe en la Procesión en la noche del Jueves Santo.

CAPITULO PRIMERO.- DEL PATRIMONIO DE LA CONGREGACIÓN

ARTÍCULO 116.- EL PATRIMONIO DE LA CONGREGACIÓN

El patrimonio de la Congregación los constituyen cuantos bienes, derechos y acciones le pertenecen así como los que, en el futuro, adquiera por cualquier título válido en derecho.

Todo ello se reflejará en el libro de inventario que se llevará por el Albacea General, de acuerdo con las obligaciones y derechos establecidos en estos Estatutos.

El patrimonio social no podrá ser objeto de enajenación, gravamen ni acto alguno de disposición, sino en los casos y con los requisitos que se establecen en el artículo siguiente.

ARTICULO 117.- REQUISITOS PARA LA ENAJENACIÓN, GRAVAMEN O ACTOS DE DISPOSICIÓN DEL PATRIMONIO

Cualquier venta, enajenación o acto jurídico que signifique cambio de titularidad de bienes patrimoniales, deberá ser acordado por el Capítulo General.

Del mismo modo, no podrán establecer cargas, gravámenes o garantía de ningún tipo sobre los bienes patrimoniales, si no existe acuerdo favorable adoptado por el Capítulo General.

Igualmente, se requerirá acuerdo expreso del Capítulo General para desafectar bienes de patrimonio, ya sea con carácter temporal o permanente.

ARTICULO 118.- LIQUIDACIÓN DEL PATRIMONIO EN CASO DE DISOLUCIÓN

Acordada la disolución de la Congregación, o producida de hecho, conforme a lo establecido en el artículo 135, el patrimonio se destinará en primer lugar, a responder de todas las obligaciones y cargas exigibles. De resultar remanente, su importe se dedicará por el Párroco de Santo Domingo a obras sociales y asistenciales conforme con el Obispado de Málaga y de acuerdo con las previsiones del Código de Derecho Canónico.

CAPITULO SEGUNDO.- DE LOS RECURSOS NORMALES Y EXTRAORDINARIOS

ARTICULO 119.- RECURSOS NORMALES

Son ingresos ordinarios de la Congregación el importe de las cuotas de los Congregantes, cuya cuota mínima así como la periocidad de sus pagos, serán fijadas por la Junta de Gobierno para cada ejercicio económico.

El pago de la cuota establecida será requisito necesario para mantener la plenitud del ejercicio de los derechos de Congregante.

ARTÍCULO 120.- RECURSOS EXTRAORDINARIOS

Constituyen los recursos extraordinarios:

a) Los donativos y subvenciones que sin tener carácter o finalidad específica reciba la Congregación.
b) Los donativos y donaciones con carácter modal, los cuales, una vez aceptados, sólo podrán destinarse al fin para el que fueron entregados.
c) Las herencias y legados que se causen a favor de la Congregación que serán siempre aceptadas a beneficio de inventario.
d) Los ingresos derivados de actuaciones sociales de cualquier tipo que se acuerden celebrar previa autorización de las autoridades tanto eclesiástica como administrativa.

CAPITULO TERCERO.- DE LA ADMINISTRACION DE LA CONGREGACION

ARTÍCULO 121.- EJERCICIO ECONÓMICO (3)

El ejercicio económico de la Congregación será anual comenzando el día Uno de Enero para terminar el día Treinta y uno de Diciembre de cada año.

ARTICULO 122.- COMPROBACIÓN BALANCE EJERCICIO (3)

Durante el mes de Marzo del año siguiente a cada ejercicio económico se pondrá a disposición de los censores de cuentas el balance y documentación necesaria para su análisis y comprobación.

Los Censores de Cuentas deberán emitir informe en el plazo de un mes. El referido informe que tendrá carácter preceptivo será elevado a la Junta de Gobierno y posteriormente al Capítulo General para su aprobación provisional.

Aprobado el balance del ejercicio por el Capítulo General, se dará cuenta del mismo a la Autoridad eclesiástica para su aprobación definitiva.

ARTICULO 123.- EXPOSICIÓN PUBLICA DEL BALANCE (1)

Al mismo tiempo que se pone a disposición de los Censores el balance del ejercicio económico, el mismo quedará depositado en la Secretaría de la Congregación, con anterioridad a la celebración de la sesión ordinaria del Capítulo General, pudiendo ser examinado por cuantos Congregantes deseen conocerlo.

El balance expuesto irá firmado por el Tesorero, con el visto bueno del Hermano Mayor.

ARTICULO 124.- ELABORACIÓN PRESUPUESTO ANUAL (3)

En el periodo de tiempo comprendido entre los meses de Junio a Octubre, ambos inclusive, se elaborarán por el Tesorero de la Congregación el oportuno presupuesto de gastos e ingresos, que será sometido a aprobación previa de la Junta de Gobierno.

Caso de que el hermano Mayor estimase que los medios que se arbitran no se puede cubrir dicho presupuesto, y el mismo sólo pudiera nivelarse sin efectuar la salida procesional o disponiendo del patrimonio de la Congregación, será el Capítulo General en la reunión ordinaria a celebrar en el tercer trimestre de cada año, conocida la situación, quien decidirá la resolución a adoptar

ARTICULO 125.- CELEBRACIÓN SESIÓN ORDINARIA DEL CAPITULO GENERAL (3)

Conforme a lo establecido en el artículo 30 de estos Estatutos, El Capítulo General se reunirá en sesión ordinaria, preceptivamente dos veces al año.

1.- La Primera, dentro del primer semestre, y en la que se incluirán como puntos del orden del día, los siguientes:

a) Examen y aprobación del balance del ejercicio anterior, previo informe de los Censores de Cuentas.
b) Cualquier otro asunto que la Junta de Gobierno haya considerado incluir oportuno incluir.

2.- La segunda, dentro del último trimestre del año, y en la que se incluirán como puntos del orden del día, los siguientes:

a) Examen y aprobación del presupuesto del ejercicio del año siguiente, y en su caso, informe del Hermano Mayor conforme a lo establecido en el párrafo tercero del artículo 124.
b) Nombramiento del Jefe de Procesión del año próximo.
c) Cualquier otro asunto que la Junta de Gobierno haya considerado oportuno incluir.

ARTÍCULO 126.- GASTOS NO INCLUIDOS EN PRESUPUESTO

En el caso de que como consecuencia de reformas o gastos necesarios e inevitables, se produjera déficit en el presupuesto ordinario y el mismo fuera cubierto a título personal por el Hermano Mayor o cualquier otro Congregante, les será reconocido su crédito al igual que los intereses bancarios que el mismo produzca.

Dicha deuda tendrá su reflejo en los oportunos libros de contabilidad y será satisfecha cuando, cubierta todas las obligaciones y necesidades de la Congregación, su abono total o fraccionado no produzca quebranto alguno a su economía.

De todos los gastos no incluidos en el presupuesto que fueran necesario realizar, la Junta de Gobierno deberá ser informada preceptivamente para que pueda ser reconocido el crédito a favor del Congregante que sufragó la deuda.

CAPITULO CUARTO.- DE LA COMISIÓN CENSORA

ARTICULO 127.- NOMBRAMIENTO Y REQUISITOS DE LOS CENSORES DE CUENTA (1)

Por el Capítulo General de designación de cargos, a celebrar con anterioridad a la salida procesional, se nombrará una Comisión Censora, constituida por dos Censores titulares y dos suplentes, que terminarán su mandato con la celebración del Capítulo General Ordinario de ese año.

Será requisito para pertenecer a la Comisión Censora, el ser Congregante mayor de 18 años, y no ser miembro de la Junta de Gobierno.

ARTICULO 128.- MISIÓN DE LA COMISIÓN CENSORA (1)

La Comisión Censora tendrá por misión revisar las cuentas de la Congregación, informando previamente a la Junta de Gobierno y con posterioridad al Capítulo General, de su conformidad o propuestas de modificación del ejercicio transcurrido, y de los errores e infracciones que observen, por lo que el tesorero le será facilitado, una vez cerrado el ejercicio económico, los libros de contabilidad, comprobantes y justificantes de pago, así como las actas de los acuerdos de la Junta de Gobierno que hayan tenido por objeto autorizaciones de gastos.

ARTICULO 129.- USO DE LAS INSIGNIAS (3)

Las insignias representan cada una, de por si, a la Congregación, y deberán permanecer en la Capilla y figurar en la salida procesional.

La Junta de Gobierno podrá decidir si alguna Insignia debe representar a la Congregación en otros actos públicos y religiosos.

ARTICULO 130.- SALIDA ESPECIAL DE LA CAPILLA DEL GUION DEL SANTÍSIMO CRISTO (3)

No será preceptiva la aprobación de la Junta de Gobierno para la salida de las Insignias de la Capilla, y en especial los Guiones, para presidir los entierros en el caso de fallecimiento del Prelado, del Párroco, o de aquellos Congregantes que hayan servido a la Congregación. En todo caso, por el Hermano Mayor deberá solicitarse el consentimiento de la familia.

En estos casos, el Guión llevará crespón negro que no se quitará hasta pasados tres días y lo portará el miembro más joven de la Junta de Gobierno a no ser que por ésta se disponga otra cosa. En el caso de que el fallecido sea, o haya sido prelado de la Diócesis, lo portará el Hermano Mayor.

En casos muy excepcionales, las Insignias podrán salir de la Capilla, cuando se celebren actos religiosos, que por su inmediatez impidan convocar a la Junta de Gobierno. La autorización deberá ser dada por el Hermano Mayor, quien, en todo caso, dará información de la excepcionalidad en la primera Junta de Gobierno que se celebre.

ARTÍCULO 131.- OTRAS SALIDAS ESPECIALES DEL GUION DEL SANTÍSIMO CRISTO (3)

Sin contenido

ARTÍCULO 132.- MODIFICACIONES DE LOS ESTATUTOS

No podrán acordarse modificaciones de los Estatutos de la Congregación, sino en sesión extraordinaria del Capítulo General, convocada expresamente y con el sólo único punto del Orden del Día, el de la modificación.

Previo a la convocatoria del Capítulo General, habrá de existir acuerdo favorable
A la modificación, adoptado por la Junta de Gobierno y por el Consejo, convocados y reunidos independientemente, acuerdos que deberán ser adoptados favorablemente, al menos, por los dos tercios de los miembros de ambos órganos.

Aprobada por la Junta de Gobierno y el Consejo la modificación de los Estatutos, la misa será expuesta en la Secretaría de la Congregación durante un plazo mínimo de veinte días para conocimiento de todos los Congregantes, y con anterioridad a la reunión del Capítulo General.

Los acuerdos de modificación en le Capitulo General se adoptarán conforme a los establecido en el artículo 35 de estos Estatutos.

ARTICULO 133.- AGRUPACIONES CON OTRAS HERMANDADES O CONGREGACIONES

Los acuerdos de fusión, asociación o colaboración permanente con otras entidades asociativas, así como la separación de las mismas una vez realizadas, serán adoptados por el Capítulo General conforme a lo establecido en el artículo 35 de estos Estatutos.

Previo a la convocatoria del Capítulo General habrá de existir acuerdo favorable adoptado por la Junta de Gobierno y por el Consejo, convocados y reunidos independientemente, acuerdos que deberán ser adoptados favorablemente al menos por los dos tercios de ambos órganos.

La Congregación tiene la facultad de agregar a si a otras Hermandades o Cofradías, pero sólo podrá acordarle la fusión, asociación o colaboración con entidades asociativas con fines similares a los estatuidos para la Congregación. Estos acuerdos para su plena validez y efectos en orden a indulgencias, privilegios y demás gracias espirituales concedidas, o que en adelante se concedan, deberán ajustarse a lo establecido en el Código de Derecho Canónico.

ARTICULO 134.- VINCULACIÓN A LA AGRUPACIÓN DE COFRADÍAS

La Congregación se encuentra vinculada a la Agrupación de Cofradías de Málaga, cuyos Estatutos (recientemente modificados y aprobados) se compromete cumplir siempre que no sean alterados o modificados los derechos y obligaciones figuradas en los referidos Estatutos. La vinculación a la Agrupación de Cofradías no representará disminución de la autonomía de funcionamiento de la Congregación.

La representación en la Agrupación de Cofradías será ejercitada por el Hermano Mayor, y en su caso, por los Congregantes que la Junta de Gobierno designe.

Cualquier alteración o modificación de los derechos y obligaciones figurados en los Estatutos de la Agrupación de Cofradías, que afecten a la Congregación deberá ser aprobada por el Capítulo General, previo acuerdo de la Junta de gobierno y del Consejo, conforme a los requisitos figurados en el artículo anterior para los acuerdos de fusión.

ARTÍCULO 135.- DISOLUCIÓN DE LA CONGREGACIÓN

Para el supuesto de desaparición de los congregantes, insuficiencia o carencia total de medios económicos o en definitiva, la imposibilidad absoluta, por cualquier causa, de cumplir los fines esenciales de la Congregación, llevará aparejada la disolución de la misma.

En el caso de producirse el supuesto contemplado en el párrafo anterior, se estará a lo dispuesto en el artículo 118 de los Estatutos.

DISPOSICIONES FINALES (1)

UNO.- La Actual Junta de Gobierno, una vez aprobados por el Capítulo General los presentes Estatutos, excepcionalmente y antes de abrirse el próximo proceso electoral, podrá del modo previsto en los artículos 69 y 70, proponer al Capítulo General, el nombramiento de hasta un máximo de diez Consejeros.

DOS.- La Junta de Gobierno elegida después de la aprobación de los presentes Estatutos, igualmente de forma excepcional, podrá del modo previsto en los artículos 69 y 70, proponer al Capítulo General el nombramiento de hasta un máximo de cinco Consejeros.

TRES.- Una vez aprobados los presentes Estatutos, deberá abrirse el proceso electoral conforme a lo que en los mismos se establecen. En el caso de presentarse y salir elegido el actual Hermano Mayor, el periodo de mandato del mismo se considerará con una duración de cuatro años, no siendo de aplicación en este único caso lo establecido en los artículos 46 y 47 de estos Estatutos para los supuestos de reelección de Hermano Mayor.

CUATRO.- En los casos que preceptivamente se celebren elecciones, el Capítulo General Ordinario aprobará el presupuesto de gastos, del ejercicio siguiente, presentado por la Junta de gobierno cesante. Si la Junta de Gobierno elegida ese año, considerara necesario la modificación del presupuesto, convocará al Capítulo General con carácter extraordinario para la presentación de un nuevo presupuesto.

CINCO.- En los años que preceptivamente se celebren elecciones, el nombramiento del Jefe de Procesión del año siguiente, será propuesto por el Hermano Mayor elegido previa aprobación de la Junta de Gobierno, igualmente elegida, llevándose a efecto el nombramiento y aprobación por le Capítulo General Ordinario, o en su defecto, por el Capítulo General de designación de cargos.

SEIS.- A propuesta del Hermano Mayor, por acuerdo de la Junta de Gobierno, e informe del Consejo, se podrá convocar sesión extraordinaria del Capítulo General para establecer un Reglamento de Régimen Interno que desarrolle las funciones de los miembros de la Junta de Gobierno de la Congregación, o cualquier otro título de los presentes Estatutos.

SIETE.- Los presentes Estatutos, una vez aprobados por el Capítulo General, serán de general observancia en la vida interna de la Congregación. Aprobados que sean por el Obispado de Málaga, entrarán en vigor a partir del día siguiente de su aprobación.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS (1)

UNO.- Durante el primer año de vigencia de los presentes Estatutos se actualizará el libro de Congregantes, haciéndose figurar el número de orden por antigüedad, la fecha de alta en la Congregación y la fecha de nacimiento, además de aquellos otros datos necesarios. Asimismo se actualizarán los libros de Consejeros de Honor y Camareras.

DOS.- Los congregantes Juveniles que dentro de los tres meses siguientes a la fecha de entrada en vigor de los presentes Estatutos, cumplan la edad de 14 años, quedarán exentos de solicitar su inscripción como Congregantes si tienen una antigüedad superior a dos años.

TRES.- En la primera convocatoria de elecciones, la lista de Congregantes se hará figurar como existe actualmente en Secretaría, incluyendo la misma a todos los Congregantes, menores de dieciocho años e inclusos los juveniles. Dado que conforme a los presentes Estatutos solo podrán ejercer el derecho a voto los Congregantes mayores de dieciocho años, y con una antigüedad mínima de un año, este hecho se hará constar en la referida lista, y para la primera elección, será requisito ineludible acreditar la mayoría de edad mediante documento idóneo.

CUATRO.- El Capítulo General de elecciones, primero que se convoque una vez aprobados los presentes Estatutos, se celebrará excepcionalmente, dentro del cuarto trimestre de 1982.

CINCO.- El balance correspondiente al ejercicio correspondido entre el 1 de Julio de 1981 y el 30 de Junio de 1982, será censado con posterioridad a la celebración del Capítulo General Ordinario, primero que se celebre en aplicación de estos Estatutos, siendo nombrados los referidos Censores en el mismo Capítulo General.

SEIS.- Una vez aprobados los presentes Estatutos, el ejercicio económico se adaptará a lo previsto en los mismos, por lo que, excepcionalmente, comenzará el día 1 de Julio de 1982 y finalizará el 31 de Mayo de 1983.

OTRA DISPOSICIÓN TRANSITORIA (3)

(Aprobada con la modificación de Estatutos de fecha 26 de Noviembre de 1987)

El ejercicio económico comprendido a partir del 1 de Junio de 1987, finalizará el 31 de Diciembre del mismo año.

APROBACIÓN DE ESTOS ESTATUTOS

  • Los presentes Estatutos fueron aprobados por el Capítulo General de la Congregación celebrado el 4 de Marzo de 1982.
  • A instancia de la Jerarquía Eclesiástica, y antes de la aprobación por el Ordinario, los artículos que figuran en estos Estatutos, señalados con (1), fueron aprobados por el Capítulo General celebrado el 20 de Julio de 1982.
  • El Obispo de la Diócesis procedió a la aprobación de estos Estatutos con fecha 20 de Agosto de 1982.
  • Los presentes Estatutos se encuentran presentados en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, e inscrita esta Entidad como Asociación Religiosa con fecha 7 de Mayo de 1984.
  • Los artículos que se señalan con (2) fueron objeto de modificación en el Capítulo General Extraordinario de fecha 20 de Marzo de 1986.
  • Los artículos que se señalan con (3) fueron objeto de modificación en el Capítulo General Extraordinario de fecha 26 de Noviembre de 1987.
  • Los artículos que se señalan con (4) fueron objeto de modificación en el Capítulo General extraordinario de fecha 9 de Marzo de 1989.

Málaga, Junio de 1989