Obra social

“La invitación al servicio posee una peculiaridad a la que debemos estar atentos. Servir significa, en gran parte, cuidar la fragilidad. Servir significa cuidar a los frágiles de nuestras familias, de nuestra sociedad, de nuestro pueblo. Son los rostros sufrientes, desprotegidos y angustiados a los que Jesús propone mirar e invita concretamente a amar. Amor que se plasma en acciones y decisiones. Amor que se manifiesta en las distintas tareas que como ciudadanos estamos invitados a desarrollar. Son personas de carne y hueso, con su vida, su historia y especialmente con su fragilidad, las que Jesús nos invita a defender, a cuidar y a servir. Porque ser cristiano entraña servir la dignidad de sus hermanos, luchar por la dignidad de sus hermanos y vivir para la dignidad de sus hermanos. Por eso, el cristiano es invitado siempre a dejar de lado sus búsquedas, afanes, deseos de omnipotencia ante la mirada concreta de los más frágiles”. (Papa Francisco).

Estas palabras del Papa Francisco resumen el sentido de Obra Social dentro la Congregación de Mena, convirtiéndose este en uno de principales propósitos para los próximos años de la congregación, de los que se benefician distintos colectivos de nuestra ciudad, con los que luchamos y trabajamos para alcanzar una igualdad real y paliar las dificultades por las que pasan los más desfavorecidos.

Entre estos colectivos, la Congregación de Mena se encuentra especialmente vinculada con aquellos que se encuentran en nuestro entorno, de ahí la aportación periódica con nuestras madrinas la Hermanas de la Cruz, Cáritas Parroquial de Santo Domingo, el comedor de Santo Domingo, la Asociación Altamar y por último, y a lo que dedicaremos una especial atención, Fundación Corinto.

La Fundación Corinto se constituye en el año 2011 a iniciativa de veinte cofradías y hermandades malagueñas, con el objetivo de atender familias y personas en riesgo de exclusión social y/o más necesitadas de nuestra ciudad. Para ello se crea un Economato social donde estas pueden adquirir productos básicos de alimentación, aseo y limpieza a precios muy reducidos. Para que los beneficiarios puedan acceder a esos productos a precios bajos, las cofradías y hermandades realizan un esfuerzo económico a través de aportaciones económicas. Adicionalmente el Ayuntamiento de Málaga, empresas y donantes privados, también han permitido con sus aportaciones incrementar el número de usuarios beneficiarios de esta iniciativa.

Pero este no ha sido el único objetivo de Corinto, ya que la Fundación también tiene como prioridad sensibilizar a la sociedad malagueña a que sean conscientes de las situaciones de dificultad por la que pasan muchas familias, animándolas a que se impliquen en el proyecto a través del voluntariado, fomentando así el espíritu cristiano de compartir según el mandamiento supremo del Amor Fraterno instituido y legado por Nuestro Señor Jesucristo.

Gracias a la labor desinteresada de los más de 30 voluntarios y la aportación económica de las cofradías, hermandades, Ayuntamiento de Málaga y donantes privados, el economato de la Fundación Corinto atiende a una media de 600 familias al año.

La aportación económica a las obras de caridad tanto de Fundación Corinto como con el resto de iniciativas, procede del presupuesto anual asignado de la Congregación, pero una contribución importante proviene de los “padrinos”, que con sus aportaciones económicas periódicas financian tanto los carnets de las familias beneficiarias de Fundación Corinto, como otras acciones asistenciales. Estos padrinos, con sus donativos, además de la importante labor social que realizan, obtienen desgravaciones fiscales según lo establecido en el artículo 17 de la ley 49/2002 de 23 de diciembre. Gracias a los más de 50 padrinos de la Congregación de Mena, familias y organizaciones se han visto beneficiadas con estas ayudas.

Por último, quiero destacar también la labor asistencial y de obra social que realizan las Camareras y los hombres de trono de Nuestra Señora de la Soledad, “La Galera”, tan comprometidos con esta causa y que gracias a su trabajo y colaboración sufragan tanto carnets para familias beneficiarias del economato de la Fundación Corinto, como su ayuda periódica a las Hermanas de la Cruz.

En definitiva, la Obra Social de la Congregación de Mena está presente y da respuesta a las necesidades de aquellos malagueños más vulnerables, no obstante es muy importante que los congregantes se impliquen con las actividades que desde la OBS se organizan, ya que ellos son los verdaderos artífices para que podamos hacer de nuestra Congregación un referente en cuanto a ayuda social se refiere.

“En las cosas necesarias, la unidad; en las dudosas, la libertad; y en todas, la caridad” (San Agustín).

Belén Jurado Pérez

Responsable del Área de Obra Social