Antonio Jesús Carrasco ofició el triduo en honor al Cristo de la Buena Muerte y Ánimas

164

El párroco de Santo Domingo y director espiritual de Mena presidió los cultos en la capilla ornamentada

El pasado fin de semana el párroco de la iglesia de Santo Domingo y director espiritual de la congregación, Antonio Jesús Carrasco, ofició el triduo en honor al Cristo de la Buena Muerte y Ánimas que celebra cada año en noviembre la corporación en la capilla, que fue ornamentada por los albaceas para la ocasión.

El ejercicio del triduo fue dirigido en sufragio de las almas de los congregantes fallecidos y de aquellas personas cuyas cenizas esperan la resurrección en la cripta (viernes), de las almas de quienes pertenecieron a la Armada española (sábado) y de las almas de quienes pertenecieron a la Legión española (domingo).

El viernes, primer día de culto, contó con la participación musical de la coral ‘Manuel Terry’, bajo la dirección de Carmen López Gálvez del Postigo, al que asistió el general Juan Jesús Martín Cabrero, anterior general jefe de La Legión, junto a su esposa; mientras que el sábado fue la escolanía ‘Pueri Cantores Sanctissimum Corpus Christi’, dirigido por Antonio del Pino; y el domingo, la banda de música Nuestra Señora de la Soledad, con Juan Manuel Parra al frente, que interpretó un repertorio de marchas procesionales, recuperando algunas viejas piezas dedicadas al Crucificado, además del ‘Novio de la Muerte’, que cantaron todos los presentes en la última jornada.

Asimismo, durante los tres días se hicieron entrega de las medallas de la cofradía a todos los hermanos que lo habían solicitado previamente, además de al comandante naval de Málaga, Ignacio García de Paredes; y al comandante del buque ‘Tagomago’, Francisco Javier Romero; y otras distinciones. Así, se hizo entrega del título de consejero de honor de la congregación al comandante Ignacio García de Paredes, la corona de espinas que lució el titular en la procesión del pasado Jueves Santo a la camarera de Nuestra Señora de la Soledad Coronada María Victoria Castell y un busto del Cristo a Antonio Jesús Carrasco, en agradecimiento por su participación en los cultos.

Por otro lado, cerca de doscientos usuarios pudieron seguir en directo cada día los cultos mediante la señal de la cámara de la capilla que se emitió en la web de la congregación, muchos de ellos de Francia, Italia, Argentina, Rumanía y Panamá.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.